"Me quieren echar". El protegido de Luis Enrique que la lía en el Barça con un "y no me voy"

stop

El jugador tiene la sartén por el mango

Un crack del FC Barcelona estudia salir de club si no se cumplen sus condiciones | EFE

05 de mayo de 2017 (10:05 CET)

Limpieza. Al margen de cómo termine la temporada, en el FC Barcelona deben pasar la escoba antes de empezar a consolidar el proyecto de la temporada que viene.

Los responsables tienen mucho trabajo por delante en el mercado, pero antes deberán estipular los jugadores que deben salir el próximo verano.

Arda Turan es uno de los señalados. El turco llegó en verano del 2015, pero no pudo ser inscrito hasta enero del 2016, lo que frenó su adaptación en primera instancia.

El paso de los meses no mejoró las cosas. El turco no logró asentarse en el primer equipo.

Esta temporada no ha sido peor, pero las sombras sobre el rendimiento del futbolista no desaparecen. El ex del Atlético de Madrid es capaz de completar actuaciones espectaculares –junto a los miembros de la MSN es el único que puede presumir de haber anotado un hat-trick- con partidos pésimos.

Con pie y medio fuera

Se adapte o no, es uno de los fichajes de Luis Enrique y en las intenciones de los responsables es darle salida con la marcha del míster.

En el club no quieren seguir esperando a que complete su adaptación –si es que llega- y quieren usar el dinero de su traspaso para apuntalar el equipo del año que viene.

El centrocampista es consciente de la situación. "Me quieren echar". Pero no está por la labor.

La sartén por el mango

Turan no quiso escuchar una oferta millonaria del Guangzhou chino –le otorgaban 20 millones de euros por temporada durante cuatro años- y ahora no quiere saber nada de las propuestas que llegan del Arsenal y del Inter de Milán.

Asimismo lo reconoció su representante, Ahmet Bulut, en una entrevista en el portal italiano FcInterNews: "Arda se quedará en el Barcelona".

Una posición que confirma el jugador. "Y no me voy". Arda quiere cumplir su contrato. Tiene contrato hasta el 2020 y no dará su brazo a torcer. Está tranquilo. El problema es del club.