“Me lo ha dicho Griezmann”. Chivatazo a Florentino Pérez (o lío en el Barça. Y muy gordo)

stop

El futbolista del Atlético de Madrid exterioriza el mar de dudas que tiene en la cabeza

05 de junio de 2018 (20:50 CET)

Antoine Griezmann se ha sincerado a una persona muy cercana a él y también al FC Barcelona. Según ha podido saber Diario Gol, su cabeza es un mar de dudas.

Llega el momento de tomar una de las decisiones más importantes de su carrera, pero Griezmann sigue concentrado en hacer historia con la selección de Francia.

El Mundial de Rusia es su gran objetivo. Y no es una ilusión. Griezmann cree firmemente en las posibilidades de Francia y, de ganar, seguramente se llevaría el Balón de Oro.

No hay que olvidar que El Principito fue la estrella del Atlético de Madrid que se llevó la Europa League el pasado mes de mayo. Ha firmado otra temporada sensacional y espera poner la guinda en Rusia, conquistando la Copa del Mundo.

Pero el tema de su futuro le atormenta. No le permite concentrarse como es debido en lo que ahora le toca. Y quiere tomar la decisión cuanto antes. El problema es que hay demasiadas presiones.

Simeone le llama cada día

Desde el Atlético no le dejan ni a sol ni a sombra. El Cholo Simeone le envía mensajes cada día y sus compañeros bromean constantemente con él. Quieren que se quede.

Griezmann todavía no olvida las lágrimas que la afición del Atleti le hizo derramar en su último partido de Liga, durante la despedida de Fernando Torres, pese a que fue el crack clave en el triunfo de la Europa League.

Por otro lado, las conversaciones con el Barça están muy encarriladas. Desde hace meses. Sabe que junto a Leo Messi, Coutinho y Luis Suárez puede hacer historia. Aspira a ganar la Champions.

En el Atlético ese sueño será mucho más difícil y ahora se da la ocasión perfecta para salir del club por la puerta grande, con un título europeo y todos los honores.

El pasado madridista de Griezmann

Además, en el Barça se encontrará con todo un clan de amigos como son Umtiti, Dembelé y Lucas Digne con los que se sentirá muy a gusto. Y pronto puede llegar también Lenglet.

Pero hay un asunto turbio que todavía colea. Un tema que ha llegado a oídos de Florentino Pérez y utilizan desde el Real Madrid para meterle miedo en el cuerpo: su pasado madridista.

Es conocida la admiración que sentía por el Real Madrid de los galácticos, cuando jugaba Zidane. Que lleva la camiseta de juego siempre de manga larga en honor a su ídolo, David Beckham. Y que una vez dijo “yo soy madridista”.

Me lo ha dicho Griezmann”, dicen fuentes del Santiago Bernabéu. “Su sueño siempre fue vestir la camiseta del Real Madrid y cambiarla por la del Barça le cuesta. No se acaba de hacer a la idea”, sentencian las mismas fuentes.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad