Mascherano apunta y dispara al que considera el culpable de su salida | EFE

Mascherano señala a la manzana podrida del Barça (y avisa: “Me voy”)

stop

El central argentino no se muerde la lengua

06 de diciembre de 2017 (15:00 CET)

Ernesto Valverde es un hombre feliz. El técnico vasco lleva ya más de cinco meses al mando del FC Barcelona y las cosas no podrían ir mejor. Por mucho que el equipo no esté encontrando el juego superlativo de otras épocas, los partidos se ganan y tanto en Liga como en Champions el rendimiento es más que bueno.

Pero le ha surgido un problema de última hora que no esperaba. La lesión de Samuel Umtiti. El problema no es que el francés estará dos meses de baja, que también, sino que uno de los jugadores que debía sustituirle ha decidido abandonar el club en enero.

No es otro que Javier Mascherano. El central ya le ha comunicado al club que en Navidad hará las maletas y se marchará a algún equipo que le garantice los minutos que no está pudiendo jugar en el Camp Nou.

Todo se ha precipitado

El problema (la escasez de centrales en la plantilla de Valverde) viene de lejos. No es nuevo. El caso es que cuando Ernesto aterrizó en el club pidió, por activa y por pasiva, a un central de garantías para poder suplir a Gerard Piqué y a Umtiti cuando fuera necesario.

El nombre que puso encima de la mesa el Txingurri fue Íñigo Martínez. El Barça se puso manos a la obra y contactó con el jugador y con la Real Sociedad. Todo parecía cerrado pero en ese momento entró Leo Messi en juego y descartó la llegada de Martínez por un motivo muy claro: si llegaba el vasco, su compatriota no tendría los minutos necesarios para llegar bien al Mundial de Rusia.

En ese momento Valverde, viendo que no tenía otra que afrontar la temporada con Javier y Thomas Vermaelen, se mostró abierto a que fuera el argentino quien se quedar con el rol de tercer central.

Pero los partidos iban pasando y el ‘Jefecito’ no jugaba. El técnico no rotaba a los defensas y Mascherano veía pasar los minutos sentado en el banquillo, una situación que, según sus palabras, no es la que le prometió Valverde.

De ahí que decidiera hace semanas (antes incluso de que Umtiti se lesionase) que en enero se marcharía. La decisión fue tan firme que incluso se lo comunicó con un literal “me voy” a su gran amigo Leo y le avisó que la manzana podrida del Barça no es otro que su míster.

Engañado y dolido

El caso es que Javier considera que, tras muchos años de fiel servicio a la órdenes del club blaugrana, ya es hora de partir. No era su voluntad. Si fuera por él, se quedaría encantado en el Camp Nou, pero no juega lo que necesita.

El Mundial está a apenas cinco meses y el argentino necesita están al cien por cien si quiere formar parte de la selección albiceleste. Está ante su última oportunidad de lograr el único trofeo que aún no ha ganado y todo pasa por jugar y jugar para llegar a buen ritmo. Pero el ‘engaño’ de Valverde a la hora de repartir los minutos le ha dolido tanto que ha decidido poner rumbo a otra liga.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad