Luis Suárez se pone chulo con el Barça

stop

El delantero uruguayo exige condiciones de estrella para seguir en Barcelona

La 'niña bonita' de Luis Enrique, a la izquierda | EFE

07 de octubre de 2016 (14:58 CET)

Luis Suárez es humilde, pero no tonto. El delantero uruguayo del FC Barcelona sabe que es tiempo de renovaciones en can Barça y que la suya no debe hacerse esperar. El delantero tiene 29 años y es el momento de apretar al club para obtener una mejora económica. Y no quiere un aumento cualquiera, sino estar a la altura de Neymar Júnior.

De hecho, en estos momentos, Suárez cobra 14 millones de euros brutos –nada que ver con las cifras desorbitadas que han sido difundidas por otros medios de comunicación–, según han informado a Diario Gol fuentes del propio club. Por tanto, el voraz ariete ya percibe en la actualidad más dinero que Neymar (11,3 millones brutos). Pero todo cambiará en cuanto el brasileño renueve.

El acuerdo entre el club y el jugador es total. Solo falta llevar a cabo la estampación de la firma en los contratos. Luis Suárez, como Leo Messi, anda muy pendiente de esa renovación para tener claros los parámetros sobre los que empezar a pedir su nueva ficha. Pere Guardiola, agente del uruguayo y hermano del entrenador del Manchester City, sigue con atención todos los movimientos.

La segunda escala del Barça

En estos momentos, Suárez cobra lo mismo que Andrés Iniesta, Gerard Piqué y el recientemente aumentado Sergio Busquets. Todos están, con 14 millones de euros brutos, en la escala inmediatamente siguiente al contrato de Leo Messi, mucho más lucrativo: 45 millones brutos. Ser el mejor jugador del mundo y mover todo el dinero que mueve –y del que se beneficia el Barça– explica esa diferencia salarial tan abismal con sus compañeros.

El caso de Neymar será parecido al de Messi, toda vez que el brasileño es otra auténtica bomba publicitaria. Es por este motivo que Luis Suárez lo tendrá muy difícil para que le equiparen a Neymar en la escala salarial. Luis Suárez marca las diferencias dentro del terreno de juego, pero no vende tanto como el brasileño, que cobrará unos 25 millones de euros brutos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad