Messi, Suárez y Coutinho | EFE

Luis Suárez pacta con Messi (y Coutinho) el fichaje del nuevo delantero del Barça (y es una salvajada)

stop

El tridente mueve ficha en la victoria (3-0) de los culés ante el Éibar en el Camp Nou

13 de enero de 2019 (20:21 CET)

El Barça necesitaba una victoria tranquila en casa. Y lo ha conseguido ganando por 3-0 con goles de Luis Suárez (2) y Leo Messi, que marcó su gol 400 en La Liga. Tras la derrota ante el Levante el pasado jueves en La Copa del Rey, los culés recibían al Éibar en el Camp Nou con la voluntad de recuperar las buenas sensaciones. Y Ernesto Valverde ha decidido dejarse de experimentos y apostar por el once de gala.

Un once en el que la sorpresa (sí, sorpresa) ha sido la suplencia de Ousmane Dembélé, que finalmente sí entró en la segunda mitad. El delantero francés se había convertido en un habitual en las alineaciones del técnico vasco. El problema es que el sacrificado no era oro que Philippe Coutinho.

Philippe Coutinho | EFE

Hoy ya no. Hoy ha sido el carioca el que ha formado tripleta atacante junto a Leo Messi y Luis Suárez. Una decisión que muchos en el entorno del Barça ya veían venir. Y es que parece ser que Coutinho estaba harto de ser suplente. Y, ante el cabreo del carioca, sus amigos Messi y Suárez han movido ficha.

¿Cómo? Presionando al míster para que, en un partido en casa, metiera de nuevo a Coutinho en el once. Una presión que, por otro lado, no es la primera vez que se ejerce. Ni tampoco será la última.

El nuevo delantero del Barça

De hecho, cuentan desde dentro que el argentino y el uruguayo están moviéndose en los últimas días en la sombra de cara a la próxima incorporación en la delantera culé. Tras la salida de Munir, el club catalán está buscando un jugador de perfil atacante.

Y ahí han empezado, una vez más, los problemas. Y es que Valverde ya le ha dejado claro al club que sí o sí, deben fichar a alguien. Al vasco, cómo no, no le gusta la idea de depender única y exclusivamente del buen hacer del delantero uruguayo. De hecho, en el partido de Copa quedó muy claro que, si el charrúa no está (tampoco Messi, obviamente) al Barça le falta gol.

Luis Suárez | EFE

Y teniendo en cuenta que Suárez no es que sea precisamente un joven a punto de explotar, Ernesto quiere fichar a un ‘9’ puro, uno de los de primer nivel. De cara a la galería sigue las directrices marcadas por los de arriba, y no se muestra tan contundente en este sentido.

Como mejor prueba de ello sus palabras en la última rueda de prensa: “Tenemos que valorarlo, está claro que tras la salida de Munir tenemos un espacio. Ya veremos si se puede incorporar algún jugador, aunque también tenemos que tener en cuenta las condiciones económicas del club: veremos si se consigue, si viene alguien”.

Y fue más allá: “Que se adapte rápido al equipo si finalmente acaba viniendo alguien; la primera valoración es que ya conozca de qué va esto y que pueda jugar inmediatamente, si es que al final viene alguno. Si no, tiraremos con lo que tenemos”.

Valverde está en la calle (y sólo falta la fecha): Messi o cinco finalistas | EFE

El pacto de Messi, Suárez y Coutinho

Sin embargo, cuentan desde dentro que la idea que tienen los pesos pesados, en concreto Messi, Suárez y Coutinho, es otra. Como ya ocurrió el verano pasado con Antoine Griezman, el argentino y el uruguayo están vetando la llegada de cualquier jugador que pueda poner en peligro la continuidad de Suárez en el once inicial.

¿Qué es lo que quieren? Un atacante de perfil menor. De ahí que ya estén sonando nombres como los de Álvaro Morata, Fernando Llorente o incluso André Silva. Jugadores que, en ningún caso, serían una competencia directa para un Luis que no quiere perder su estatus de estrella junto a Messi.

Ernesto Valverde está harto

Unos movimientos por parte de los cracks (como el de apretar para que Coutinho vuelve a ser importante) que no gustan nada a Valverde. De hecho, desde el entorno del técnico avisan que buena parte de las dudas sobre su continuidad van por ese camino.

El vasco, vistas las últimas decisiones que se han tomado en el club, siente que ha perdido peso, que no se le tiene en cuenta en la policía de fichajes y que ahora no es más que un gestor de vestuario. Un tipo que se dedica a prepararlos partidos y a decidir, casi siempre, los onces.

Luis Suárez y Messi | EFE

Pero sus consejos o sus deseos a la hora de confeccionar la plantilla del futuro ya no tienen peso. Tras la llegada de Eric Abidal a la secretaría técnica todo pasa por el francés, y Valverde está harto.

Harto de ver como Griezmann no vino porque Messi y Suárez no quisieron, como se vendió a Paulinho en contra de su voluntad y cómo, ahora, sus pretensiones de hacerse con un delantero tipo Harry Kane, Firmino o Icardi, es decir, delanteros top, caen en saco roto. Eso sí, Si Suárez sigue así, va a ser muy difícil que alguien le 'compre' esa idea a Valverde

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad