Luis Suárez manda un mensaje encriptado a Florentino Pérez en la gala de la Bota de Oro

stop

El delantero uruguayo tiene cuentas pendientes con el presidente del Real Madrid

Luis Suárez posa junto a sus hijos con la Bota de Oro del curso 2015-16 | EFE

20 de octubre de 2016 (18:10 CET)

Luis Suárez perdona, pero no olvida. El mejor goleador de Europa en la temporada 2015-16 recogió este jueves la ansiada Bota de Oro. El delantero del Barça acudió a la antigua fábrica de Estrella Damm respaldado por tres capitanes del conjunto azulgrana: Leo Messi –que eludió acudir a una vista judicial en los juzgados de Gavà–, Andrés Iniesta y Sergio Busquets. Allí, el director del diario Marca, Juan Ignacio Gallardo, intermedió para que los hijos de Suárez le entregaran el trofeo.

Benjamín y Delfina, que acudieron acompañados de su madre, Sofía Balbi, tuvieron el honor de otorgar a su padre uno de los galardones más prestigiosos del fútbol europeo, en un momento especialmente emotivo. Suárez anotó 40 goles durante la pasada temporada, imponiéndose a Cristiano Ronaldo y otros muchos cracks. Queda patente que su adaptación al Barça ha sido perfecta. Tanto, que ya se le intuye una fuerte enemistad con el Real Madrid.

Atragantados

Cuando le preguntaron cuál de los goles anotados había sido más importante para él, el uruguayo lo tuvo claro: "Los dos que le metí al Real Madrid". Luego, añadió "y el del Atlético que nos ayudó a acercarnos al título", referente al 2-1 del 30 de enero en el Camp Nou. Pero es evidente que los jugadores del Barça guardan un recuerdo muy dulce del 0-4 que endosaron al Madrid en Chamartín.

Sin duda, en sus palabras había un mensaje claro hacia Florentino Pérez, como él propio jugador ha reconocido en alguna ocasión en la esfera privada. Suárez no ha digerido todavía unas palabras en las que el presidente del Madrid lo despreció públicamente. "Suárez no es un gran jugador", dijo entonces Florentino. Todavía se le atraganta aquella declaración.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad