Luis Enrique señala el gran problema del nuevo Barça

stop

El club azulgrana se impone en la ida de la Supercopa de España

Celebración gol del Barça en la Supercopa de España

14 de agosto de 2016 (23:56 CET)

De menos a más. El partido de ida de la Supercopa de España en el Sánchez Pizjuán se ha zanjado con un 0-2 en el marcador final. El FC Barcelona ha acabado haciendo el trabajo en el campo del Sevilla, aunque ha tenido muchas trabas para imponerse en el electrónico. Y es que el conjunto andaluz ha afrontado el encuentro con mucha intensidad desde el primer momento. Los de Luis Enrique han tenido problemas para conectar las líneas defensivas con las ofensivas, la medular no acababa de encontrarse. Frente a ello, la posesión del balón era azulgrana, aunque la presión de los de Sampaoli no dejaba a los catalanes atacar la portería de Sergio Rico.  

Sin embargo, tras el descanso, la dinámica del partido ha cambiado. Y es que los barcelonistas han conseguido activar la medular con un Busquets mucho más activo. Esta conexión sumada al desgaste físico de los andaluces, ha permitido que el Barça impusiera su tiki-taka en el terreno de juego. Luis Suárez ha anotado el primer tanto del partido a pase de Arda Turan, mientras que Munir ha sido el autor del segundo gol. Y es que el equipo azulgrana no ha dejado de sufrir hasta el último momento, pero finalmente la ventaja de 0-2 para la vuelta ha quedado enmarcada en el electrónico.

La defensa, un colador

El gran problema del Barça de este primer partido oficial ha sido evidente: la defensa. Y es que Luis Enrique se ha puesto de los nervios viendo como las líneas traseras eran un auténtico colador, sobre todo en la primera mitad del encuentro. El cuerpo técnico ha decidido apostar por Mathieu, Mascherano, Piqué y Sergi Roberto como titulares para la zaga defensiva. Sin embargo, la propuesta no ha salido como Lucho se esperaba.

Mathieu ha sido el primer chasco del partido. El francés se ha lesionado en el minuto 25 y ha tenido que ser sustituido por su compatriota Lucas Digne. Este hecho ha provocado que el asturiano le viera las orejas al lobo. Y es que Mathieu es un jugador de cristal. Tiene gran facilidad para lesionarse, por lo que no supone una garantía para el carril izquierdo. En este sentido, Jordi Alba ha sido la gran ausencia. Luis Enrique no lo ha convocado para este partido argumentando que el catalán sufría molestias musculares. Sin embargo, el silencio y la incertidumbre reinan entorno a la figura del defensa del Hospitalet.

El carril derecho no es menos. Tras la marcha de Dani Alves la demarcación ha quedado en deuda. Durante la pretemporada, Luis Enrique le ha dado falsas esperanzas a Aleix Vidal dotándolo de la titularidad. Sin embargo, era un secreto a voces que Sergi Roberto le ganaría la partida. El joven canterano es la gran apuesta de Lucho. Y es que aunque no es su posición natural, el técnico culé prefiere a Roberto antes que a Vidal.

Mascherano tampoco se ha salvado. El argentino no ha tenido demasiada fortuna en este primer partido oficial. Y es que al parecer el central no acaba de estar centrado y afincado en la posición. Por su parte, Gerard Piqué ha sido el único que se ha salvado, pero teniendo en cuenta la poca solidez de sus compañeros, el catalán de ha visto desbordado en su demarcación.

El Barça tiene medio título en el bolsillo, pero Luis Enrique deberá solucionar los problemas en la defensa. No hay mejor ataque que una buena defensa

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad