Luis Enrique regatea tensiones en el Gamper

stop

El técnico del Barça hace de apagafuegos en el inicio de la temporada

Luis Enrique Martínez presenta la nueva temporada ante la afición del Barça | EFE

10 de agosto de 2016 (22:29 CET)

Luis Enrique Martínez se ha puesto el mono de apafuegos durante la pretemporada. Harto de polémicas, el técnico asturiano quiso que el Gamper contra la Sampdoria (3-2) en homenaje a la final de Wembley 92 –también el Madrid rinde tributo este año a su primera Copa de Europa, con el Stade de Reims invitado al Trofeo Santiago Bernabéu– fuese una gran fiesta con minutos repartidos para todo, absolutamente todo el mundo (salvo Douglas). Y lo consiguió.

El entrenador del Barça innovó, incluso, en la rotación de los porteros, de forma que volvió a silenciar –momentaneamente– el debate de la portería dando los mismos minutos a los tres guardametas: Bravo jugó los primeros 30 minutos, Masip el final de la primera parte y el inicio de la segunda, y Ter Stegen los últimos 30. Más equilibrado, imposible.

También fue justo a la hora de repartir el tiempo entre los dos laterales derechos que competirán por la titularidad –aunque ya está adjudicada–, Sergi Roberto (primer tiempo) y el polemizado Aleix Vidal (segunda mitad). Lo mismo en el eje de la defensa, con minutos repartidos entre Piqué, Mathieu, Mascherano y Umtiti, que debutó con la zamarra azulgrana.

Messi deslumbró

Lucho posibilitó el estreno del fichaje más caro del verano para el cuadro azulgrana, André Gomes, que sustituyó a Rakitic y coincidió con Messi y Luis Suárez sobre el campo. Por poco tiempo, ya que Munir –suplente en favor de Arda Turan– sustituyó al astro argentino. Messi fue ovacionado después de una nueva actuación sensacional: asistencia de chilena para el primer gol de Luis Suárez, detalle de genio para marcar el segundo tanto y brillante lanzamiento de falta directa que batió por completo al portero de la Sampdoria, derrotada con más facilidad que en Wembley.

Luis Enrique también concedió muchos minutos a Lucas Digne, el nuevo lateral izquierdo que aprovechó la ausencia de Jordi Alba, al que se le está alargando más de la cuenta una indisposición gástrica. Fue relevado a falta de 40 minutos por el canterano Cámara, el único convocado del filial. Mientras que otro de los nuevos, Denis Suárez, reemplazó a Iniesta como interior izquierdo. Por último, Samper entró por Busquets. Suárez y Arda fueron los únicos en jugar los 90 minutos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad