Luis Enrique manda callar a un crack del Barça

stop

Las duras declaraciones del peso pesado

Luis Enrique en una rueda de prensa | EFE

28 de noviembre de 2016 (11:39 CET)

Al mal tiempo, buena cara. Parece que Gerard Piqué no se lo aplicó al final del encuentro. El central del FC Barcelona volvió a ser el primero en dar la cara tras el chasco de su equipo ante la Real Sociedad.

El conjunto culé se vio superado el pasado domingo en Anoeta en un partido muy gris para los catalanes. El Barça mostró una clara falta de juego y también de actitud, por lo que la polémica estaba servida al final del duelo.

Como ya es costumbre, Piqué fue el primero en salir a la palestra. Y es que el veterano central es un jugador claro y directo que no se anda con rodeos.

Tan es así, que al terminar el partido, el defensa hizo autocrítica ante los micrófonos: "Nos han superado en juego y sobre todo en actitud. Así será muy difícil ganar LaLiga", aseguró Gerard.

Las declaraciones de Piqué no dejaron lugar a dudas, ya que el central dio voz al pensamiento de muchos seguidores.

El 'stop' de Luis Enrique

Sin embargo, por su parte, Lucho no quiso dar más guerra mediática y le quitó hierro a las afirmaciones de su jugador.

Tras asegurar que "peor que hoy no se puede hacer", el asturiano piso el freno.

Por ello, al ser preguntado por las alarmantes declaraciones que lanzó Gerard minutos antes, el técnico azulgrana argumentó: "No hagáis mucho caso de las entrevistas a pie de campo con la gente caliente. Las entrevistas al final del partido son peligrosas. No se ajustan a la realidad porque un jugador tiene que estar lúcido".

Una vez más, Piqué sigue fiel al estilo de decir las cosas por su nombre, mientras que Lucho intenta apagar el fuego incendiado por el central.

La distensión justo acaba de comenzar, ya que con los dos empates consecutivos en la Liga, el Real Madrid empieza a escaparse. El Clásico está a la vuelta de la esquina; la cuenta atrás ha comenzado con el mar revuelto. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad