Luis Enrique le tiene miedo a Messi

stop

El cambio de Leo no fue una decisión del técnico

El Barça se juega seguir vivo en la Liga ante la Real Sociedad | EFE

05 de febrero de 2017 (12:59 CET)

Nadie se lo podía creer. Estaba pasando. El Camp Nou fue testigo de ello. Leo Messi fue sustituido por Luis Enrique. Es la segunda vez en tres temporadas que el asturiano se atreve a sentar al argentino.

Hace unas semanas le preguntaron al entrenador acerca de Messi y las rotaciones. El míster no quiso desvelar si el '10' del Barça entraría en ellas. "Ya lo veréis, no queráis desvelar las sorpresas", dijo Luis Enrique. Ante el Athletic Club lo vimos.

El cambio imposible

Por un momento se hizo el silencio. ¿Cómo iba a reaccionar el delantero a la sustitución? Los narradores de los partidos en la radio y la televisión no daban crédito.

Las cámaras estuvieron atentas a la reacción del de Rosario durante el camino de salida del césped y de su comportamiento posterior en el banquillo. Todo eran risas y buen rollo. Pero ojo. Tiene truco.

El secreto

Le preguntaron a Luis Enrique después del partido sobre la sustitución del argentino. "¿Lo habías hablado con el futbolista?", le preguntó el periodista. "No tengo por qué dar explicaciones de mis decisiones", respondió después de un largo silencio.

El misterio se resolvió horas después. Fuentes del vestuario confirmaron que ambos lo hablaron antes del partido. Pactaron el cambio. De lo contrario nunca hubiera ocurrido algo así.

Si cuando se cumpliera la hora del partido este estuviera encarrilado, le daría descanso. Lo quiere fresco para la vuelta de la Copa ante el Atlético de Madrid.

El técnico tiene la suerte de que Messi entiende que es lo mejor para el equipo y que aceptó su propuesta. Sin el consentimiento de Leo las cosas hubieran sido diferentes.