Luis Enrique le pone fecha de caducidad al Barça 

stop

La renovación del asturiano en el tintero

Luis Enrique Martínez pide un fichaje | EFE

17 de noviembre de 2016 (14:55 CET)

Futuro incierto. El FC Barcelona está a punto de ponerle el broche de oro al plan renove. Durante este tramo inicial de temporada, varios han sido los jugadores que ya han pasado por los despachos del Camp Nou.

Con un Luis Suárez que ya tiene encaminada su renovación con los responsables de la entidad catalana y con Leo Messi en el punto de mira, el Barça sueña con atar cuanto antes a sus piezas claves.

Sin embargo, parece ser que hasta final de temporada el gran demandado por el club barcelonista no cogerá número. Se trata de Luis Enrique Martínez.

El entrenador asturiano no es partidario de bombazos ni culebrones, por lo que ya anunció en verano que no dará un paso al frente hasta final de curso.

Partidario de proyectos intensos pero cortos

Luis Enrique, igual que Pep Guardiola, es un técnico partidario de ciclos cortos por el enorme desgaste que supone dirigir a un equipo de la exigencia del Barça.

Por ello, el entrenador culé tira balones fuera; valorará a final de temporada si su relación con los futbolistas es óptima o se ha deteriorado demasiado, y no descarta la posibilidad de iniciar una nueva etapa en otro club. 

Lucho tiene la convicción de que los contratos largos no son beneficiosos para ninguna de las partes implicadas, por lo que aunque conoce el interés del club azulgrana en él, no moverá ficha hasta final de temporada.

Sin embargo, cierto es que cada vez gana más protagonismo la opción de que el asturiano renovará por un año más. Tal desvela el diario Sport, a medida que pasan los meses, gana papeletas la opción de que amplíe su acuerdo por doce meses más.

El protagonismo en el campo

Aun así, todo queda en habladurías, ya que Luis Enrique no quiere mover el foco de atención del terreno de juego. Hasta que la temporada no esté prácticamente finalizada, el asturiano no abrirá el tema.

La prioridad fundamental del entrenador barcelonista es firmar de nuevo una temporada redonda, por lo que quiere conseguir el éxito total. Paciencia.