Luis Enrique corta cuatro cabezas en el viaje de vuelta a Barcelona 

stop

El técnico asturiano explota ante el empate en Anoeta

Luis Enrique, entrenador del Barça / EFE

28 de noviembre de 2016 (10:35 CET)

Peor imposible. El FC Barcelona firmó un empate muy doloroso en Anoeta. Ante una gran Real Sociedad y un Eusebio Sacristán bien conocido en la casa azulgrana, el cuadro de Luis Enrique Martínez se vio superado por el rival.

Tan es así que la imagen que ofrecieron los barcelonistas en el País Vasco dejó grandes preocupaciones que deberán analizar. La Real tuvo la victoria en sus manos, con un gol legal anulado por el árbitro del encuentro. Tuvo los tres puntos a caramelo.

Así pues, inesperadamente, el Barça sufrió para rascar un empate en un duelo más que gris para los catalanes. Tan es así que el propio Lucho no se mordió la lengua y aseguró que "hacerlo peor es imposible".

El telón de fondo para el Clásico

Los dos empates consecutivos en la Liga deberán analizarse con lupa durante esta semana, ya que el Clásico espera con fuerza al Barça.

Y es que consciente de esta situación alarmante, el técnico asturiano no dejó pasar ni un solo minuto y se encargó de tomar medidas en el viaje de regreso del pasado domingo.

"Si hoy viene alguien de fuera y nos cambiamos la camiseta, cualquiera se cree que el Barça es el otro equipo", con esta afirmación dejaba atrás Luis Enrique Anoeta.

Sin embargo, aquí no quedaba todo; la resaca del partido acababa de comenzar en Can Barça. Por ello, el entrenador azulgrana aprovechó el trayecto de regreso para hablar de su molestia con ciertos jugadores.

Los señalados

En general, todos los futbolistas estuvieron mal, aunque parece ser que Lucho estaba especialmente muy molesto con cuatro hombres.

Ivan Rakitic, Marc-André Ter Stegen, Sergio Busquets y Luis Suárez fueron los damnificados en este viaje de vuelta.

El croata fue el principal apuntado, ya que el asturiano decidió sustituirle tras el descanso por Denis Suárez. Fue el primer cambio azulgrana; Luis Enrique quería girar las tornas ante la mala primera parte.

Ter Stegen tampoco se salvó. El guardameta fue señalado por su falta de gestión en la salida de los balones.

Por último, Busquets y Suárez también fueron damnificados, ya que el centrocampista catalán estuvo más que desaparecido, mientras que el atacante charrúa estuvo anulado en ataque.

Ninguno de los cracks brilló, por lo que aunque se señaló a los cuatro jugadores, la bronca fue principalmente general. Pintan bastos, con el Clásico en el horizonte. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad