Los muertos en el armario de Luis Enrique

stop

El técnico del Barça tiene mucho trabajo en el vestuario

Luis Enrique y Robert dialogan con los jugadores del Barça

19 de abril de 2016 (11:54 CET)

Luis Enrique fue criticado hace un año y medio por sus continuos cambios en el equipo, pero el triplete avaló su gestión. Esta temporada, en cambio, el técnico ha dosificado mucho menos a los teóricos titulares, renunciando a muchos jugadores que debían tener mucho más protagonismo. Bartra, Vermaelen, Adriano, Sandro y Aleix Vidal, entre otros futbolistas, no han tenido la confianza que esperaban de su entrenador y su futuro en el club es incierto.

Robert Fernández, el director deportivo del Barça, deberá calmar muchas tensiones cuando acabe la temporada. La lista de futbolistas descontentos es numerosa. Entre ellos están Arda Turan y Aleix Vidal, fichados hace menos de un año. Ninguno de los dos ha justificado la alta inversión, pero sorprende que el defensa catalán ha tenido muchas menos oportunidades que el centrocampista turco. Si el Barça recibe una buena oferta por ellos, Luis Enrique no se opondría a un traspaso.

En venta

Luis Enrique también quiere vender a Bartra, Vermalen, Douglas, Adrinao y Sandro. El problema es que no todos están dispuestos a irse del club azulgrana. Sólo lo harían con una indemnización. Munir tampoco tiene garantizada su continuidad en el Barça. Sólo juega por necesidades del guión, pero el técnico asturiano ya pidió a Nolito en invierno y ahora pedirá otro delantero en el mercado de verano.

Más problemático puede ser el caso Ter Stegen. El portero alemán no se conforma con jugar la Champions y la Copa. Quiere más. Y se deja querer. Ter Stegen ha declarado en más de una ocasión que no está contento con su protagonismo y que pedirá su salida del club si Luis Enrique no le garantiza más minutos. 

Un último caso que suscita muchas tensiones es el de Dani Alves. Hasta ahora, el lateral siempre ha contado con el apoyo de Luis Enrique, que frenó su salida del club hace un año y medio y se posicionó a favor de su renovación hace apenas un año. La directiva estaría encantada con ahorrarse su fichaje. Lucho tiene dudas. Esperaba más de Alves, a quien dejó en el banquillo en el último partido de Liga contra el Valencia.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad