Los muertos de Luis Enrique en el vestuario del Barça

stop

El entrenador azulgrana dejará un cementerio en el seno de la plantilla

Víctor Malo

Leo Messi (derecha) junto a los nuevos fichajes del Barça 2016-17: Denis Suárez, Samper, Umtiti, Lucas Digne y André Gomes antes del aterrizaje de Alcácer | EFE
Leo Messi (derecha) junto a los nuevos fichajes del Barça 2016-17: Denis Suárez, Samper, Umtiti, Lucas Digne y André Gomes antes del aterrizaje de Alcácer | EFE

16 de febrero de 2017 (22:55 CET)

Luis Enrique Martínez afronta los que podrían ser sus últimos meses como entrenador del FC Barcelona. La debacle contra el PSG y el mal juego desplegado por el equipo esta temporada le están pasando factura. La decisión de seguir o no seguir ya no es suya, sino del club.

Mientras las cosas se ponen en su sitio y el Barça trata de recuperar el pundonor perdido, la plana mayor del club pasa revista a la plantilla. A estas alturas parece una evidencia que el desembolso realizado en verano para tener fondo de armario no ha dado sus frutos.

El bagaje de Luis Enrique en materia de fichajes es altamente alarmante. Si bien es cierto que el peso de las contrataciones corresponde a la dirección deportiva, no menos cierto es que la última palabra la suele tener el técnico.

Primero, con Andoni Zubizarreta al frente, el Barça construyó una plantilla a pedir de boca de Luis Enrique. El primer año acertaron con cuatro de los siete fichajes: Luis Suárez (81 millones), Ivan Rakitic (18), Claudio Bravo (12) y Marc André Ter Stegen (12).

De los otros tres futbolistas contratados entonces, solo uno sigue en el Barça: Jeremy Mathieu (20). Los otros dos, Thomas Vermaelen (15) y Douglas Pereira (4), están cedidos.

El segundo curso, ya sin Zubizarreta y afectados por la sanción FIFA, solo se llevaron a cabo dos incorporaciones: Arda Turan (34) y Aleix Vidal (17). Tampoco han rendido como se esperaba.

El fondo de armario no sirve

En su tercera temporada, Lucho se puso las botas. Con Robert Fernández como secretario técnico, el club trajo a seis futbolistas suplentes. Solamente uno de ellos ha demostrado adaptarse bien y rápido al sistema, como para poder ser titular: Samuel Umtiti (25).

De los demás, hay dos que más o menos están respondiendo a las expectativas depositadas: Jasper Cillessen (13) y Denis Suárez (3,25).

Sin embargo, los otros tres fichajes han generado un descontento generalizado en el Camp Nou: André Gomes (35), Paco Alcácer (30) y Lucas Digne (19).

En total, el Barça ha desembolsado unos 340 millones de euros desde que Luis Enrique se hizo con las riendas del banquillo. Más de la mitad de ese dinero –174 millones– se invirtió en futbolistas que, de momento, no han estado a la altura de lo que exige el Barça.