Los Messi culpan a sus abogados del fraude a Hacienda

stop

Fuego cruzado entre Jorge Horacio y los fiscalistas de Juárez Veciana sobre la sociedad de Uruguay

Leo Messi sale de la Audiencia Provincial seguido de su hermano y guardaespaldas, Rodrigo | EFE

02 de junio de 2016 (20:09 CET)

La única conclusión a la que se llega tras la tercera jornada del mediático juicio que salpica a Lionel Andrés Messi y a su padre, Jorge Horacio Messi, por tres delitos contra Hacienda (2007, 2008 y 2009) cifrados en un fraude total de 4,1 millones de euros, es que nadie tiene la culpa de nada. Los unos excusan a los otros y, entre medias, surge un fuego cruzado que ha pasado relativamente desapercibido. ¿Alguien miente?

Los Messi aseguran que no tenían ni idea de temas fiscales, que nunca supieron que estaban dejando de pagar impuestos en España, que todo era cosa de sus abogados. Los letrados del despacho Juárez Veciana –Ángel e Íñigo–, en cambio, reconocieron el miércoles que "Jorge Messi sabía que las cantidades ingresadas en Uruguay no tributaban en España". También aseguraron, por contra, que el entramado societario que conformaron "era legal". 

Durante la declaración de Jorge, a preguntas de la fiscal Raquel Amado –el padre del futbolista no quiso contestar al Abogado del Estado, el único que mantuvo la acusación contra Leo Messi tras la instrucción penal–, éste negó por activa y por pasiva que hubiese sabido en algún momento que no se pagaban los impuestos correspondientes: "Los abogados me dijeron que estaba todo bien hecho, que era legal". "Yo sabía lo que él percibía, y que a final de año algún impuesto se pagaba. Pero no sé qué cantidad, ni cuando, ni dónde", matiza el padre del jugador.

Messi al habla

Jorge Horacio siempre negó tener idea de asuntos fiscales –"Para mí es chino básico", dijo irónico, con su marcado acento rosarino– y sostuvo en todo momento el desconocimiento de cualquier práctica ilegal o consistente en evadir impuestos. Lo dijo alto y claro desde el principio de su declaración: "No buscaba un tratamiento fiscal favorable para mi hijo". Sin embargo, reconoció que pagaban un 5% a las sociedades y que él mismo negociaba todos los contratos "para que después los abogados cerrasen las cuestiones legales". En todo momento insistió en dejar completamente libre de responsabilidad a su hijo Leo.

Y Leo contestó como se esperaba: "Yo no sabía nada, me dedicaba a jugar al fútbol". Firmó muchos contratos, muy extensos y la mayoría de ellos en inglés. "Los firmaba porque lo decía mi papá y en ningún momento pensaba que pudiese haber algún problema. Confiaba en él y obviamente los abogados decían que lo hiciésemos de esa manera", se defendió el argentino.

Nadie ingresará en prisión

"No tengo ni idea de por donde entraba ni adónde iba el dinero. Nunca me interesé", explicó Messi en respuestas a la fiscal. También se negó a responder al Abogado del Estado, Mario Maza, cuyas intervenciones provocaban la ira de Rodrigo Messi, presente en la sala, muy tenso y colorado. El cinco veces Balón de Oro zanjó dando la razón a su padre: "Mi papá decidió que los abogados fuesen los que nos llevaban las cosas".

El viernes la sesión irá destinada a las conclusiones del juicio, donde todo apunta a que únicamente será condenado Jorge Messi a una pequeña pena de prisión que no cumplirá. La fiscal pide para él 18 meses de cárcel y el Abogado del Estado, 22 meses. En ningún caso llegan a dos años las peticiones de la acusación. Cuando no hay antecedentes penales, se paga la responsabilidad civil y la condena es inferior a dos años, lo habitual es que el juez suspenda el ingreso en prisión.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad