Los jugadores del Barça que rajan de Piqué por la espalda ("Va de presidente")

stop

Parte del vestuario, y del club, está harta del central catalán

El efecto boomerang que salpica a Gerard Piqué en el Barça | EFE

29 de marzo de 2017 (19:03 CET)

Las constantes provocaciones y salidas de tono de Gerard Piqué ya cansan. El crack del Barça se pasa de la raya.

Su última intervención pletórica ocurrió este martes en París, durante la zona mixta del Francia-España (0-2). El defensa soltó la lengua.

En esta ocasión no era algo premeditado. Lo hizo sin querer. Le preguntaron por Raúl y al tratar de justificar su antimadridismo se enzarzó. Y de qué manera.

Piqué no acusó a Florentino Pérez de imputar a Messi y Neymar, pero poco le faltó. Se metió en un jardín peligroso y el Real Madrid estudia tomar cartas en el asunto.

Por su parte, desde el Barça las reacciones son dispares. Hay mensajes de apoyo, como el del vicepresidente Jordi Cardoner: "No ha dicho ninguna mentira".

Pero también hay reacciones menos agradecidas. Una parte del club, y del vestuario, está harta de estar constantemente bajo conflicto.

Andrés Iniesta, un capitán mucho más moderado que genera simpatías en el Real Madrid, se posiciona al margen de esta forma de hacer. No puede domar a la bestia.

El presidente travieso

Pero en las redes sociales no todos los culés le apoyan. También hay quién le critica por buscar esa polémica casi perpetua: "Va de presidente".

Lo cierto es que incluso sus compañeros en el vestuario hacen la broma de que será el próximo presidente del Barça. Sin embargo, otros le tildan de "inmaduro".

Ejercer la máxima representación del Barça exige un cierto nivel de responsabilidad que Piqué no parece haber adquirido todavía. Así piensan personas influyentes del club.

El propio Piqué es consciente. Sabe que no puede gustar a todo el mundo y, aún así, se empeña en lograr su cometido. Es lícito. Pero todo el ruido que hace no es unánime.

Hay quien dice que para ser presidente, debería ser antes capitán. Y, por lo pronto, sus propios compañeros le negaron esa distinción.