Los jugadores del Barça que presionaron para que Paco Alcácer no jugase contra el Osasuna

stop

Fuentes del vestuario desvelan una frase lapidaria sobre el delantero valenciano

Las amistades peligrosas de Messi (en el Barça)

11 de diciembre de 2016 (11:43 CET)

Paco Alcácer está sentenciado en el Barça. Fulminado. Acabado. Si bien no lleva más que medio año en el club azulgrana, su progresión es terriblemente desalentadora.

Muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando el Barça anunció a finales de agosto que pagaría 30 millones de euros por Alcácer. Un jugador que no se correspondía con las necesidades del equipo.

No era la primera, ni la segunda, ni la tercera petición de Luis Enrique. El técnico asturiano prefería a Nolito, que además era más económico. También estaban en la lista jugadores como Dembelé, Gameiro y Vietto.

Finalmente se cerró la operación por aquello de dar un golpe de efecto. Marcharon Sandro y Munir, que lo están haciendo con el Málaga y el Valencia bastante mejor que Alcácer.

Ni un gol en 11 partidos

El delantero valenciano ha disputado ya 11 partidos con la camiseta del Barça y un total de 591 minutos que no han servido para que anote ni un solo gol. Pero lo peor es su falta de movilidad, de actitud. Va perdido por el campo de juego.

Contra el Osasuna, Alcácer no tuvo oportunidades. Y eso que a Luis Enrique le quedó un cambio por agotar. Las presiones desde el vestuario están funcionando.

"Si sale Alcácer jugamos con 10", soltó recientemente una lengua afilada en el Barça. "O con nueve, porque André Gomes también es como jugar con uno menos", golpeaban.

Este runrún lleva cocinándose desde hace varias semanas en la Ciutat Esportiva. Los pesos pesados del vestuario hablan de forma sibilina con el cuerpo técnico para expresarles su opinión.

Lejos de Messi y Suárez

"No está preparado", dicen los menos combativos, conscientes de que la Liga está lejos y el Real Madrid cada vez más fuerte.

Los que menos a gusto se sienten con Alcácer son Leo Messi y Luis Suárez. El astro argentino disfruta mucho jugando con el uruguayo, y no quiere que se lo toquen.

Contra el Borussia Monchengladbach, el crack argentino focalizó todo el juego hacia Arda Turan, que terminó con un hat-trick, mientras que Alcácer volvió a quedarse en blanco.

Hay que recordar que en verano muchos jugadores lanzaron el mensaje de que teniendo a Munir no hacía falta un cuarto delantero. El tridente no quería competencia. Y así le está yendo.