Los incendios en el vestuario que amenazan al Barça

stop

La plantilla azulgrana pelea contra elementos inesperados en la recta final de la temporada

La plantilla del Barça celebra el gol de Piqué al Real Madrid | EFE

03 de abril de 2016 (11:21 CET)

No todo son alegrías en el vestuario del mejor equipo del mundo. La derrota del Barça ante el Real Madrid saca a la luz los incendios dentro del grupo azulgrana. Incendios que, por otra parte, no ayudan en nada a afrontar el tramo final de temporada con garantías. Todo está en juego, los pupilos de Luis Enrique están en una posición inmejorable, pero no será fácil.

El factor físico es uno de los lastres de este Barça. Nadie contaba con que el equipo llegase a estas alturas tan bien posicionado en todas las competiciones. Pero la carga de partidos de las dos últimas temporadas, la pretemporada, el Mundial de Clubes en Japón y la falta de efectivos comienzan a pasar factura. La lesión de Mathieu es un problema añadido a este factor. Mala planificación deportiva.

Mala planificación

Una mala planificación que se completa con los fichajes de Arda Turan y Aleix Vidal. El segundo no está a la altura y ni siquiera entró en la convocatoria para el clásico. Caras largas. El capitán turco, por su parte, juega por la necesidad de dar descanso a otros compañeros, pero tampoco se ha integrado. Es reseñable que el Real Madrid remontó en cuanto Turan entró en el campo. Fueron 15 minutos de desconcierto y descolocación que aprovecharon los hombres de Zidane.

Más nombres propios. El defensa Marc Bartra es el expediente X de Luis Enrique. El técnico no confía en él. Es el último de los centrales. Lleva tiempo enfadado, molesto, con ganas de salir. Pero cuando parecía que podía dejar el club, en invierno, frenaron su adiós. Y tampoco le han compensado con más minutos. Echa humo. Dejará el vestuario en verano, pase lo que pase.

Alves y Ter Stegen

Dani Alves parece ahora más calmado, pero su caso tampoco es una balsa de aceite. El rendimiento del defensa ha bajado en picado esta temporada. Su cabeza está fuera del club. Sabe que está en el escaparate, que cobra mucho y que nadie le ofrecerá la renovación a estas alturas. Es delicado.

Es imposible seguir este repaso sin recordar el incendio en la portería. Marc-André ter Stegen no esconde su descontento por la suplencia en la Liga. El guardavalla se permite el lujo de dejar su futuro en el aire en mitad de la temporada. Su falta de integración en el grupo y esta actitud tampoco ayudan a que haya el mejor de los ambientes en el vestuario.

Las fiestas de Neymar

Lo mismo ocurre con Neymar, que se ha dejado ir en las últimas fechas. Hace lo que le da la gana: fuerza amonestaciones para irse de fiesta a Brasil, retrasa su regreso a Barcelona para seguir de celebración y se presenta en el memorial de Johan Cruyff con gafas y gorra hacia atrás. El cuerpo técnico está en alerta. Algunos compañeros critican sus privilegios. Demasiados factores extradeportivos para afrontar con garantías la recta final. Están avisados.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad