Los fichajes imposibles de Luis Enrique

stop

El técnico del Barça asume que es imposible reunir en el equipo a todos sus deseados

El técnico del Barça, Luis Enrique | EFE

13 de marzo de 2016 (15:31 CET)

Luis Enrique Martínez siempre fue rebelde en el campo. Inconformista. Lo sigue siendo en el banquillo, aunque en versión algo moderada, y con la conciencia de que debe adaptarse a las necesidades del equipo y del club. El técnico del Barça siempre busca la excelencia y cree que sería positivo para el grupo la incorporación de varios jugadores, en posiciones concretas. Sabe, no obstante, que son sueños imposibles en la situación actual.

La prioridad de Luis Enrique es la llegada de una pareja para Gerard Piqué en el centro de la defensa. Javier Mascherano cotiza a la baja, Jeremy Mathieu no está para titular indiscutible, y Marc Bartra y Thomas Vermaelen están sentenciados. El técnico y la dirección deportiva dan también vueltas a la llegada de un lateral que dé descanso/alternativa a Jordi Alba por la izquierda. El defensa del Bayern David Alaba cubriría las dos posiciones. Es joven, pero con experiencia en la élite, polivalente, potente y dinámico. Y caro. Su valor de mercado es de 45 millones, pero no saldría por menos de 60. El Bayern no quiere vender. Sueño imposible.

Dos intocables

El madridista Luka Modric es otro de los sueños imposibles de Luis Enrique. El técnico valora el buen trato del balón del centrocampista y el manejo del tempo del partido. Sabe que siempre fue del Barça y que se adaptaría al juego azulgrana con relativa rapidez y facilidad. Con un valor de mercado de 50 millones y las posiciones cubiertas, además de la polémica que generaría el fichaje en las relaciones Barça-Madrid y la indemnización que debería pagar el jugador al Real por su marcha, hacen imposible la operación.

Los medios ingleses comentan en los últimos días el interés de Luis Enrique en el goleador del Leicester, Riyad Mahrez. Es joven e interesante como complemento de la MSN. Pero no está en venta. El multimillonario propietario del líder de la Premier League, el tailandés Vichai Raksriaksorn, le ha puesto el cartel de intransferible. Sueño imposible.

Otro centrocampista

Paul Pogba es el cuarto sueño imposible de Luis Enrique. Gustan mucho las capacidades del jugador y su juventud, pero tiene un precio prohibitivo. Son 80 millones de euros de partida. Luis Enrique priorizó su fichaje a Arda Turan, mas las condiciones del Barça en verano (sanción FIFA) y el elvado coste del jugador frenaron los acercamientos. Ahora no tiene sitio.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad