Los enigmáticos 'mensajes' de presión en el Barça

stop

El 'caso Neymar' continúa dividiendo al barcelonismo en dos bloques irreconciliables

La junta directiva del Barça

10 de octubre de 2016 (12:55 CET)

Algunos de los impulsores de la iniciativa para "repudiar" al socio culé Jordi Cases han recibido mensajes indirectos para que dejen correr el tema y no seguir adelante con la petición. La iniciativa está pilotada por Robert Blanch, portavoz de la Asociación de Defensa de los Derechos de los Socios del FC Barcelona, que quiere que la asamblea del próximo 29 de octubre incluya un punto en el orden del día para revocar la condición de socio a Jordi Cases por el daño que ha hecho a la imagen del club al interponer la primera querella en la Audiencia Nacional por el denominado 'caso Neymar'.

La intención es que Cases sea declarada persona non grata y que se le expulse como socio por la propia asamblea, mientras se deja la puerta abierta a reclamar daños y perjuicios en el futuro.

Pero, ¿quién está sondeando a los impulsores de la iniciativa para que no se metan más con Jordi Cases? En realidad, nadie lo sabe. Los rumores apuntan a que ha habido propuestas suculentas si la Asociación de Blanch se olvida del socio molesto y no lleva el tema a la asamblea. Pero lo cierto es que no se conoce ningún ofrecimiento formal sobre el particular.

La campaña contra Cases

Aún así, en la dirección blaugrana están convencidos de que el tema va en serio y de que alguien hará lo imposible para que no se remueva más la campaña contra Jordi Cases. "Posiblemente, el tema no llegue a la asamblea, porque alguien lo quiere paralizar como sea", explica enigmáticamente una fuente del FC Barcelona. No hay mayores concreciones, pero desde algunos círculos se apunta a que las presiones finales para defender al denunciante del caso Neymar pueden venir desde Madrid.

En algunos círculos, se apunta directamente al entorno del presidente merengue, Florentino Pérez, a quien se señala como el cerebro gris de toda la operación, aunque no haya prueba alguna que lo corrobore. Las sospechas parten de que Cases presentó algunos documentos e informaciones en los juzgados que sólo un club que hubiese intentado fichar al jugador podían conocer. Desde fuentes cercanas a la asociación se afirma también que Cases llegó a entrar en contacto con el pseudosindicato Manos Limpias a través del exvicepresidente culé Alfons Godall, íntimo amigo de Joan Laporta.

 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad