Los dos destinos que el Barça pone sobre la mesa de Aleix Vidal

stop

El club azulgrana quiere quitarse al jugador de encima en el mercado de invierno

Jeremy Mathieu, Paco Alcácer y Aleix Vidal, sentados en el banquillo de Mestalla | EFE

09 de noviembre de 2016 (20:13 CET)

El FC Barcelona trabaja para quitarse de encima a Aleix Vidal. La secretaría técnica del club ha tomado la salida del canterano como su misión prioritaria de cara al mercado de invierno. Compartida, eso sí, con la búsqueda de un recambio de garantías para el lateral derecho. Luis Enrique ha dejado claro por activa y por pasiva que no cuenta con el de Puigpelat.

Así las cosas, el club está removiendo mar y cielo para encontrar un destino que agrade al jugador y posibilite al club no salir perdiendo con la operación. El jugador costó 18 millones de euros y es evidente que nadie pagará esa cantidad por Aleix Vidal. Pero un traspaso por una cantidad inferior no es descartable. Como tampoco lo es una cesión hasta final de temporada.

Las dos posibilidades que el Barça pone sobre la mesa de Vidal son atractivas. Los contactos se han iniciado, pero tienen que encontrar la fórmula para conseguir colocar al jugador. Primero intentarán el traspaso. Si no lo consiguen, probarán cerrar su cesión. Los dos clubes elegidos conocen bien al futbolista: el Sevilla y el PSG.

Mariano y Aurier

Se trata de dos equipos fuertes del fútbol europeo. El Sevilla de Jorge Sampaoli está de moda y podría encontrar encaje a Vidal, jugador acostumbrado ya a las dinámicas del Barça, que implican el juego colectivo, de ataque y asociación. En caso de ser posible, el Barça intentaría intercambiar al de Puigpelat por Mariano, lateral titular en Nervión a sus 30 años.

La posibilidad del PSG también encaja, toda vez que fue Unai Emery quien consiguió sacar la mejor versión de Aleix Vidal, reconvertido de extremo derecho a lateral. En el caso de ir a parar al club francés, el Barça podría hacerse con los servicios de Serge Aurier. Un buen futbolista de solo 23 años, pero cuyo fuerte carácter no convence en Barcelona. Ya tienen bastante con Luis Enrique.