Los cuatro únicos jugadores del Barça que defienden a Luis Enrique

stop

La plantilla azulgrana busca soluciones para reaccionar en la Liga

Los únicos cuatro jugadores del Barça que defienden a Luis Enrique

27 de noviembre de 2016 (09:59 CET)

El FCBarcelona palidece en la Liga. A siete puntos del Real Madrid, no puede fallar en su campo maldito. En Anoeta sólo le sirve la victoria para seguir presionando al equipo de Zidane, que saldrá del Camp Nou como líder en el peor de los casos.

La plantilla azulgrana está muy preocupada. El Barça ya ha dejado escapar 10 puntos. Siete, en el Camp Nou. El equipo ha perdido juego y pegada.

 En San Sebastián jugará la MSN y los futbolistas han pedido a Luis Enrique que se olvide de las rotaciones. Contra la Real Sociedad deben jugar los mejores.

La gestión de Luis Enrique no gusta a muchos jugadores. Los teóricos titulares quieren jugar siempre y los suplentes piden más minutos. Algunos futbolistas, por otra parte, lamentan que el técnico apueste por un fútbol más directo y menos creativo que en etapas anteriores.

La mayoría de los jugadores asume los principios de Luis Enrique, pero sólo cuatro futbolistas están a muerte con el técnico asturiano: Iniesta, Denis Suárez, Rafinha y Sergi Roberto.

El capitán

Iniesta, como capitán del Barça, mantiene una relación fluida con Luis Enrique. Su adaptación a los principios del técnico no fue fácil, pero hoy admite que es un jugador más completo. Es decisivo en la creación y en la presión al rival. Con Guardiola se movía en espacios mucho más cortos. Con Luis Enrique cubre muchos más metros

Denis Suárez, por su parte, sabe que está en el Barça gracias a Luis Enrique. El técnico no quiere quemar al gallego, a quien pide más intensidad defensiva.

Rafinha y Sergi Roberto, por su parte, han dado el esperado salto de calidad con Luis Enrique. Son dos futbolistas con buena técnica y muy intensos que pueden jugar en varias posiciones.

El resto de la plantilla no está tan comprometido con Luis Enrique, un técnico muy perfeccionista y obsesivo en casi todas las facetas del juego.