Los conflictos extradeportivos que revolucionan al vestuario del Barça

stop

Nuevas situaciones escabrosas alimentan la tensión que se respira en la plantilla azulgrana

Gerard Piqué asiste a la división del tridente del Barça (Messi, Neymar, Suárez) | EFE

19 de abril de 2016 (01:39 CET)

Tensión en el FC Barcelona. El equipo se ha olvidado de ganar, genera mucha preocupación y tiene en peligro la conquista del título de Liga. A falta de cinco jornadas, los de Luis Enrique dependen de sí mismos, pero el hecho de que en dos semanas hayan vilipendiado una renta de nueve puntos de diferencia con respecto al Atlético de Madrid, segundo clasificado, tiene a la culerada inquieta.

Hay muchos motivos que podrían explicar esta situación: la temporada se ha hecho muy larga y las piernas pesan (factor físico) y los jugadores se han relajado más de la cuenta pensando que el triplete se iba a ganar antes de hora (factor mental). Además, Luis Enrique ha colaborado a generar una cierta autocomplacencia en el entorno con mensajes como este: "El único rival al que no quiero en Champions es al Barça" o "somos favorito a ganarlo todo".

Sin embargo, hay otro aspecto, también de tipo mental, que pone en entredicho el rendimiento de la plantilla. Son los factores extradeportivos. La lista es muy larga.

Los líos que afectan a la plantilla

Los tribunales tienen amargada a media plantilla del Barça. Mascherano fue condenado, Messi está a punto de ser juzgado y Adriano está siendo investigado. A ello se suma la situación de Neymar, afectado por otros dos procesos judiciales en España (el caso Neymar y la querella interpuesta por DIS) y uno más en Brasil. Y, por último, las informaciones sobre los papeles de Panamá que vuelven a comprometer a Leo Messi, aunque ha desmentido la información.

A todo esto se juntan las escapadas de Neymar a Brasil con permiso del club –y las fiestas que ello conlleva–, las bromas de Piqué con su Periscope y esa necesidad de ir al Casino de Barcelona dos días antes de jugar la vuelta contra el Atlético a pesar de que no pudo entrenar por molestias en el pubis, o las bromas fuera de lugar de Dani Alves, con sus polémicos vídeos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad