Leo Messi | EFE

Llegan a las manos. Messi lo humilla delante de todos. Pelea del siglo: cinco despidos para seguir en el Barça

stop

Guerra abierta en el conjunto culé que agrava la crisis en la ciudad condal

01 de julio de 2020 (12:02 CET)

Pinta mal. El FC Barcelona huele a desastre y descomposición. El empate de este martes no hace más que corroborar la crisis que atraviesa el equipo culé.

Como ocurrió con Ernesto Valverde, los blaugrana firmaron un muy buen partido contra el Atlético de Madrid. Y en esta ocasión, a diferencia de lo ocurrido en la Supercopa de España, los catalanes siguen vivos en la competición. Pero a la espera de lo que haga el Real Madrid este jueves contra el Getafe, las opciones ahora son mínimas. Los blancos ya se pueden permitir pinchar en algún partido sin que ello amenace su liderato.

Sergio Busquets

Humillación delante de todos

Un choque, el de blaugranas y colchoneros, que evidenciaron el declive del proyecto barcelonista. Porque ni jugando bien son capaces de ganar. Y eso solo resalta las importantes carencias que tiene el equipo azulgrana.

Pero eso no fue todo. Al margen del empate, que agrava la crisis del Barça, se vieron algunos inputs preocupantes. Concretamente, la entrada de Antoine Griezmann en el tiempo de descuento.

Antoine Griezmann | EFE

No por el hecho de que Quique Setién no supo hacer el cambio antes para no perder tiempo. Que también tiene delito. Sino porque muchos consideran la decisión como una “humillación”. Una vejación que señalaba a quién manda en el vestuario.

No quieren a Griezmann

Porque no es un secreto que Griezmann nunca ha sido bienvenido en el vestuario del Barça. Los cracks no perdonan el lamentable documental en el que daba a conocer su “decisión” de rechazar al equipo culé para quedarse en el Atlético. Y que por dinero escogiera al Cholo Simeone en lugar de poner rumbo a la ciudad condal, donde los pesos pesados ya lo recibían con los brazos abiertos.

Y esta animadversión se ha traducido en suplencias continuadas por parte del míster, que tiene las manos atadas. Porque los responsables del club saben que su crédito depende de la continuidad de Leo Messi. De que firme su renovación. Y también que el ex delantero del Atlético no es de la devoción del de Rosario.  Tanto como para deslizarle al cuerpo técnico que Griezmann, cuando más alejado del terreno de juego y del núcleo duro del vestuario, mejor.

Golpe en la mesa

Pero que el galo tenga o no minutos no es lo único que tiene a Messi, Luis Suárez, Gerard Piqué y compañía de punta. El capitán considera que los problemas van mucho más allá.

Desde la gestión del proyecto, con Josep Maria Bartomeu y Eric Abidal al frente, está siendo un desastre total. Un Abidal con el que no hay que olvidar que Messi casi llega a las manos. Ocurrió después de que el secretario técnico cuestionara el compromiso de los jugadores en los entrenamientos con Valverde. Al día siguiente Abidal pasó por el entrenamiento y Leo fue a por él, provocando que algunos miembros del equipo tuvieran que calmarlo.

Eric Abidal

Cinco despidos

Pero Griezmann, Bartomeu y Abidal no son los únicos a los que Messi y sus cercanos quieren fuera del Barça. Quique Setién y Sarabia también están sentenciados.

La pausa de hidratación del partido contra el Celta evidenció el abismo que existe entre los técnicos y los pesos pesados. Porque Messi y compañía no les ven con capacidades para dirigir un equipo como el blaugrana. Consideran que les queda grande.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad