“No tiene dónde ir”. Messi despelleja a un jugador del Barça | EFE

Leo Messi pide un favor a Valverde

stop

El argentino quiere encontrar solución a un problema en el campo

25 de septiembre de 2017 (10:28 CET)

Ernesto Valverde llegó al banquillo del Camp Nou como remplazo de Luis Enrique y en sus primeros partidos apostó por mantener las ideas del técnico asturiano. Con Neymar en el equipo, modificar el excepcional tridente de ataque era algo impensable.

La salida del brasileño y las derrotas ante el Real Madrid, no obstante, permitieron al entrenador barcelonista introducir un cambio importante en su esquema. Modeló un Barça asimétrico que carga el ataque en la derecha y deja toda la banda izquierda libre para Jordi Alba.

Gerard Deulofeu y Ousmane Dembelé, sustitutos de Neymar en el once, parten de inicio por banda derecha mientras que Leo Messi centra su posición. El diez azulgrana es más libre en esta nueva demarcación y su impacto en el juego se hace más evidente. No por nada es su mejor arranque goleador hasta el momento.

El nuevo rol de Messi sólo plantea un problema, hace más fácil un marcaje al hombre que le anule durante los 90 minutos. El culé lo volvió a sufrir ante el Girona en Montolivi y se quedó a cero en su registro goleador. Por esa razón, ha pedido a Valverde que busque una nueva solución.

Una vuelta a los orígenes del futbol

El propio entrenador barcelonés ya apostó por este remedio al mal de Messi cuando entrenaba al Athletic Club. El entonces técnico de los leones encomendó a Balenziaga la tarea de perseguirle por todo el campo y el resultado fue desastroso. Messi hizo lo que quiso desde la banda derecha.

Zidane aplicó la misma receta en la Supercopa de España con Kovacic como perseguidor y el resultado fue mucho más efectivo. La participación de Messi fue prácticamente nula. En Girona, Pablo Maffeo no dejó respirar al azulgrana y los goles llegaron por otra parte.

Al partir desde una posición más centrada, la tarea del marcaje al hombre resta a un jugador en las zonas del centro del campo sin desproteger la línea de cuatro en la retaguardia. Los entrenadores rivales, por tanto, sacrifican un jugador en la defensa zonal pero siguen manteniendo el equilibrio en su defensa.

Pese a que la defensa individual parecía haber quedado anticuada, la ascendencia de Messi sobre el juego ha provocado la vuelta a los orígenes del futbol. El argentino no quiere verse perseguido en cada partido y pide  a Valverde una solución, el Txingurri tendrá que dar una nueva vuelta a su dibujo táctico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad