Las sombras de la goleada del Barça al Deportivo: malas caras en el vestuario con Luis Enrique

stop

Un futbolista internacional apenas celebró la victoria azulgrana

Luis Enrique recibe las discupas de uno de sus cracks | EFE

16 de octubre de 2016 (12:10 CET)

El Barça, sin grandes alardes, goleó al Deportivo el día que Rafinha destapó su perfil más productivo y Leo Messi regresó con una nueva exhibición. La victoria contra el equipo gallego, mucho más plácida de lo previsto, no ocultó el malestar de Sergio Busquets al ser sustituido por el astro argentino. Finalizado el partido, el centrocampista estaba muy serio, con pocas ganas de hablar.

Busquets sigue muy lejos de su mejor nivel. No ha empezado demasiado bien el curso y Luis Enrique quiere darle algún descanso. El problema es que no tiene un recambio de garantías. Por dicho motivo, el técnico sentó al mediocentro en el minuto 55, cuando el Barça ya ganaba por 3-0 al Betis.

El futbolista internacional, cabizbajo, se fue hacia el banquillo con cara de pocos amigos. No le gustó la sustitución porque se sintió señalado. El cambio, además, fue inesperado. Cuando vio a Messi calentando por la banda intuyó que Luis Enrique sustituiría a un delantero o a un interior.

Busquets presenció el resto del partido desde el banquillo. Junto a él estaba Andrés Iniesta, a quien Luis Enrique está reservando en muchos encuentros. Ambos serán imprescindibles contra el Manchester City y, supuestamente, en el próximo compromiso de Liga en el campo del Valencia. El Barça no puede permitirse más tropiezos. Ya ha dejado escapar ocho puntos.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad