Las reuniones secretas de Joan Laporta para asaltar el Barça

stop

El expresidente azulgrana no se rinde tras el último fiasco electoral

Joan Laporta en la sede de su candidatura arropado por Giuly, Masip, Grimau, Abidal, Yuste, Esteller y Norris, entre otros | V.M.

24 de septiembre de 2016 (10:05 CET)

El expresidente del FC Barcelona Joan Laporta no ha tirado la toalla después del "revolcón" que le supuso perder las últimas elecciones a la presidencia del club frente a Josep Maria Bartomeu. De hecho, durante los últimos meses ha mantenido contactos y no ha desaprovechado ocasión para meter el dedo en el ojo a la directiva.

Lo cierto, sin embargo, es que ahora tiene tiempo para diseñar un plan de ataque a la presidencia. De momento, ya tiene un balón de oxígeno: la decisión de la Audiencia Nacional de ordenar el procesamiento de Neymar, lo que significa dejar sin validez el sobreseimiento del caso respecto a Sandro Rosell y a Bartomeu. Laporta había sido, precisamente, uno de los más críticos con el pacto al que se había llegado y que dejaba fuera de las responsabilidades a sus dos sucesores al frente del club. Incluso había intentado personarse como parte en la causa.

Ante este revés para la actual directiva, el expresidente y expolítico tiene el futuro más claro para mantener una campaña sostenida en el tiempo. Es cierto que ya no cuenta con un peso importante que le apoyaba incondicionalmente, el exentrenador Johan Cruyff. Pero en el futuro, quiere rodearse de personas de renombre que hayan estado vinculadas el Barça .

Masip

Uno de los nombres que más suenan para formar parte de la primera línea en su equipo es el de Enric Masip, exjugador y exsecretario técnico de balonmano del FC Barcelona. De hecho, Masip ya había sopesado la presentación de una candidatura en las últimas elecciones, pero Laporta le quitó la idea de la cabeza. En realidad, afirman en algunos círculos cercanos a Masip, éste le pidió ayuda a Laporta y llegó a proponerle una candidatura conjunta en la que Laporta llevase el peso de conseguir los avales. El expresidente le vino a decir que la candidatura debía ser encabezada por él, ya que ya había sido presidente y tenía más tirón, por lo que le propuso formar parte de su lista. Masip captó la situación y decidió no ejercer liderazgo alguno pero sí apoyar públicamente a Laporta.

Los rumores apuntan a que en las próximas elecciones su protagonismo será mayor que en el 2015. Las reuniones entre los dos vienen siendo frecuentes, ya que sus respectivos despachos profesionales están muy cerca uno del otro. Y no es extraño verlos juntos saliendo de los inmuebles o incluso en los bares de los alrededores.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad