Las patatas calientes sobre la mesa del Barça

stop

El club azulgrana tiene muchos frentes abiertos, una decena de casos que puede liquidar en verano

Mascherano, Munir, Jordi Alba, Vermaelen, Sergi Roberto, Piqué, Sandro y Bartra en un entrenamiento de la plantilla del Barça | EFE

07 de mayo de 2016 (10:52 CET)

Venimos avisando por activa y por pasiva. Este será un verano de cambios en el Barça. Posiblemente, más de los que el común de los mortales hubiésemos imaginado. Luis Enrique afronta un mercado movido porque tiene que resolver múltiples casos que están en ebullición. Entre posibles bajas y renovaciones pendientes, a la dirección deportiva del club le esperan unos meses de frenético trabajo por delante.

Dani Alves: el principal escollo a resolver. La junta directiva está a favor de su venta por una cuestión de dinero: cobra demasiado. Luis Enrique, por temas de edad, también entendería su venta, aunque está bastante satisfecho con su rendimiento e implicación. Los compañeros le apoyan, especialmente Messi y Neymar, pero si llega una oferta desde China saldrá sin ninguna duda.

Javier Mascherano: Es un caso distinto al de Alves. Luis Enrique está encantado con él y mientras no encuentre otro central de garantías no quiere ni oír hablar de su posible marcha. La dirección deportiva, también por cuestiones salariales, aceptaría ofertas, pero manda Lucho. El asunto es que el propio jugador no ha dejado clara su continuidad. Sabe que puede perder protagonismo y tiene otras aventuras en mente. Le gustaría volver a ejercer de centrocampista.

Sergio Busquets: Es intocable. Sin embargo, a la cúpula del club no le han gustado sus métodos para presionar al club con la renovación. El nuevo contrato llegará en verano, cuando se cierre el ejercicio actual, como siempre ha informado Diario Gol. No será fácil el acuerdo en la suma final, pero habrá muchos variables, como viene siendo habitual. El club busca recambios de futuro.

Neymar: Su renovación es prioritaria. Hace meses se decía que era la más urgente, aunque vistos los últimos acontecimientos podrían variar las cosas. Leo Messi también está en la lista de espera. En el club, eso sí, nadie contempla su marcha a pesar del dinero que podría dejar en las arcas.

Leo Messi: El mejor jugador del mundo nunca tarda demasiado en volver a llamar a la puerta. Es también el jugador mejor pagado del mundo, con un saldo anual superior a los 40 millones de euros brutos. Pero pedirá más mientras genere más. Este verano se negociará su renovación, aunque la firma probablemente se demorará algunos meses.

Arda Turan: No ha dado lo que se esperaba de él, pero costó mucho dinero y hay que aguantarlo a menos que llegue una buena oferta por él. Está en buena edad para dar aún algunos años de fútbol de primer nivel, pero el rol de suplente no encaja con él. Si llega una buena oferta, próxima a los 30 millones de euros, el club lo venderá. Se habla de China.

Aleix Vidal: El suyo es un caso muy extraño. Parecía que se había adaptado a la perfección, no desentonaba demasiado en los partidos ya que tiene un gran potencial físico, y pintaba bien. Pero chocó con Luis Enrique y quedó condenado al ostracismo. Su caso es una incógnita.

Marc Bartra: Su salida del club está cantada desde el mercado de invierno. Entonces, las partes preferían esperar, pero la falta de minutos ha agotado la paciencia del central, que ha contado muy poco para Luis Enrique. Llegarán nuevos centrales y la idea es que salga.

Vermaelen: Su salida también es prácticamente segura. Tras dos temporadas, se han confirmado los peores presagios. No se traba de un central de rendimiento inmediato. Puede volver a la Premier.

Mathieu: Su actitud nunca ha terminado de gustar ni en el club ni en el vestuario. A su favor juega que es polivalente y va bien por alto. Costó dinero, pero su ficha no es elevada y, en función de lo que se encuentre en el mercado, podría seguir.

Douglas: No estará en la plantilla la próxima temporada. El club trabaja en una cesión ya que no hay ofertas para traspasarlo, por el momento.

Sandro: Saldrá del equipo con toda seguridad siempre que llegue un nuevo delantero, que es una de las peticiones prioritarias de Luis Enrique.

Munir: Aunque no dispone de muchos minutos, el club está dispuesto a darle continuidad en clave de futuro.

Masip: Tampoco tiene minutos pero en el cuerpo técnico están contentos con su trabajo y mientras asuma bien ese rol de tercer portero, no le pondrán problemas. Si quiere más minutos tendrá que buscarse una salida. Tampoco para salir el club le pondrá impedimentos.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad