Las 'patatas calientes' en el vestuario del Barça

stop

Un banquillo con galones amenaza la posición de teóricos titulares

Messi y Luis Suárez se exhiben, y divierten, contra el Betis en ausencia de Neymar | EFE

31 de agosto de 2016 (22:41 CET)

Los benditos problemas han vuelto al FC Barcelona. Luis Enrique Martínez lo tendrá difícil esta temporada para componer las alineaciones. 122,75 millones de euros después, el Barça vuelve a tener fondo de armario. Y no solo por los que han llegado, sino por los que se han reactivado. En este último caso, hablamos de Arda Turan, que de un plumazo ha silenciado a los miles de detractores que aglutinó en su contra durante el medio curso pasado.

El turco parece otro. Atrás ha dejado la barriguita para recuperar algo de velocidad, dribbling y puntería. Su carta de presentación este curso son goles y asistencias. No es fácil ponerla en la cabeza de Rakitic como lo hizo en San Mamés. Sin embargo, pronto regresa Neymar, la tercera punta del tridente, la cola de la MSN, el jugador llamado a ser el heredero de Messi. Arda lo tendrá crudo. Bendito problema para Luis Enrique.

Como lo es la otra gran preocupación de Arda. Si Neymar le bloquea el extremo izquierdo, por detrás las cosas no pintan mucho mejor. De interior izquierdo no hay dudas: es territorio manchego. Andrés Iniesta, ahora lesionado, impone su jerarquía de capitán a falta de dos meses para celebrar los 14 años desde que debutó con la elástica azulgrana.

Messi no tiene suplente

Y, tras Iniesta, hay unos cuantos haciendo cola: los recién llegados Denis Suárez y André Gomes, dispuestos a pelear con Rafinha. Al otro lado, Ivan Rakitic también hace valer los galones que ha ganado a lo largo de dos temporadas impolutas. Pero no lo tendrá fácil el croata. Salvo Arda, que está destinado al bando izquierdo, los otros tres estarán al acecho para arrancarle minutejos.

Leo Messi es el único que no tiene suplente. Es tan bueno, que no vale la pena tener a nadie mendigando minutos tras el 10. Por eso, Rafinha y Denis se encargarán de asumir ese rol durante esos días raros en los que no está disponible el astro argentino. Quizás, también Paco Alcácer puede asumir ese rol. Sin embargo, el delantero valenciano no tiene perfil de banda. Su misión será suplir al voraz Luis Suárez, el auténtico depredador del área.

La retaguardia

Y en la retaguardia, más de lo mismo. Samuel Umtiti presenta su candidatura para birlar tiempo de juego a Javier Mascherano. Mientras que Jeremy Mathieu, como por parte de magia, pasa de tercero a ser el cuarto central del equipo. O eso parece, ya que sigue lesionado.

Aleix Vidal y Lucas Digne tratarán de poner en aprietos a los laterales titulares: Sergi Roberto y Jordi Alba. El francés podría dar la sorpresa si el internacional español se duerme en los laureles. El que lo tendrá mucho más difícil es Jasper Cillessen. Después de la que se montó con Claudio Bravo, Marc-André ter Stegen no cederá la portería ni a cambio de dinero. Las patatas ya están en el horno, calentándose. Y esos 122,75 millones de euros, calentando banquillo. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad