Las dos grandes prioridades del Barça en este ejercicio

stop

El club azulgrana tiene tareas pendientes en los despachos

Josep Maria Bartomeu y su junta directiva | Gerard Mateo

21 de septiembre de 2016 (14:47 CET)

Los equipos comerciales del Barça van a tener uno de los ejercicios más intensos de los últimos años, porque hay varios temas candentes encima de la mesa que requieren una dedicación especial y, además, son prioritarios para la junta directiva. Si alguno de ellos sale mal, puede haber problemas en el futuro.

El primero es una asignatura pendiente desde el año pasado: recuperar la confianza de la directiva de Qatar Airways para que la aerolínea árabe pueda seguir patrocinando la camiseta durante las próximas temporadas. El tema del patrocinio estaba prácticamente cerrado por el anterior vicepresidente económico, Javier Faus, que pactó un contrato anual de 60 millones de euros durante las cuatro próximas temporadas. El problema fue que tras las elecciones, al tomar posesión la nueva junta, el Barça decidió exigir un aumento de esa cantidad hasta los 100 millones anuales.

El enfado en la aerolínea catarí fue monumental. Tanto que ningún directivo del club blaugrana pudo hablar directamente con ningún capitoste de Qatar Airways. La situación se enrareció más tras las injerencias del dueño del Paris Saint Germain,… amigo íntimo del emir de Qatar y deseoso de poder 'robar' el patrocinio de la aerolínea a los culés.

Justamente antes de verano, la compañía árabe y el club catalán pactaron un acurdo de mínimos: el patrocinio de la camiseta durante este año pero a "precio amigo", es decir, pagando 35 millones de euros solamente. Mientras, las dos partes se han dado de tiempo hasta el final de este ejercicio para intentar llegar a otro acuerdo de futuro.

La segunda prioridad del club es conseguir la luz verde del Ayuntamiento para la reforma del Camp Nou y del Espai Barça. Según fuentes de la dirección culé, los responsables del Ayuntamiento barcelonés no están por la labor de autorizar de buenas a primeras el proyecto que quiere el club. De momento, no hay prisa, aunque el Barça ya hizo público que quiere comenzar las obras en la primavera del año que viene. "Es posible que no podamos cumplir ese calendario y que todo el proyecto se retrase más allá de lo deseable, pero intentaremos que no sea así y que podamos empezar cuanto antes", dice un miembro de la junta a GOL.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad