stop

El ex presidente azulgrana pone en marcha la campaña para destronar a Bartomeu

23 de agosto de 2017 (22:56 CET)

Se han girado las tornas en el FC Barcelona. Josep María Bartomeu podría no comerse los turrones en el club estas Navidades.

Los acontecimientos se están precipitando. Agustí Benedito aprieta con la moción de censura y Joan Laporta empieza su campaña no oficial. Por detrás, hace tiempo que se mueve.

El gran handicap de Laporta es que firmó una lamentable campaña electoral en 2015. Eso le desterró del club, dando una victoria bárbara a Bartomeu.

Ahora, el socio ve las cosas de manera diferente. Laporta sigue sin generar mucha confianza, pero si los cracks del Barça le apoyan, la historia cambia.

Según ha podido saber Diario Gol, Messi y muchos otros pesos pesados del vestuario siempre han sido más partidarios de Laporta que de Rosell. Mantenían una estrecha relación con el abogado.

Sin embargo, ninguno de ellos se mojó por Laporta en 2015. ni siquiera los que ya no estaban, como Carles Puyol, que se lo pensó pero no aceptó. Éric Abidal fue su apoyo más mediático.

Laporta apuesta por Messi

Ahora, el ex presidente famoso por sus salidas de tono –“Al loro, que no estamos tan mal”– y por sus noches de desenfreno en Luz de Gas, tiene un plan mejor.

Su idea es hacer feliz a Messi y ello pasa por fichar a uno de los mejores jugadores del mundo. Alguien que llegue bajo el aval de La Pulga.

Y el nombre más deseado ya está sobre la mesa: se trata de Paulo Dybala. El astro argentino de la Juventus sería un digno sucesor de Neymar.

Si las cosas van como Laporta quiere, prospera la moción de censura y logra adelantar su acceso a la presidencia, Dybala podría ser la gran bomba. Sin embargo, desde el club explican que cada vez están más cerca de cerrar a Coutinho y Dembelé. Van a por los dos.