La vida loca de un jugador del Barça ("Si sigue así no lo quieren ni los chinos")

stop

Entre los responsables culés crece la preocupación con el futbolista

El jugador del Barça que planta cara a Valverde

31 de marzo de 2017 (14:24 CET)

En el punto de mira. En el FC Barcelona vigilan de cerca a Arda Turan. Después de un inicio difícil la temporada pasada, el turco empezó este curso en un buenísimo estado de forma.

Buen inicio

Cubrió la ausencia de Neymar da Silva a la perfección -el carioca estaba en los Juegos Olímpicos- y no dejaba indiferente a nadie cuando Luis Enrique le daba minutos.

Gran parte del barcelonismo se sorprendió gratamente con el paso adelante que había dado el centrocampista.

Sin embargo, la segunda mitad de la temporada está siendo otra para Turan. El ex del Atlético de Madrid es una sombra de lo que fue durante la primera vuelta.

Vuelve a las andadas

En los últimos partidos se le ha visto vagando sobre el terreno de juego, sin conectar en los partidos.

Al internacional le salva la buena relación que mantiene con varios pesos pesados del vestuario.

Jugadores como Messi, Neymar, Suárez, Iniesta o Piqué le tienen en muy buena consideración. De tal manera, que en más de una ocasión le han tapado alguna que otra fiesta.

Los futbolistas saben que Arda es un habitual en el Casino de Barcelona. Mucho más que Gerard Piqué, por ejemplo, de quién no es un secreto su afición por el póker. Sus noches de juego, sumadas a su vida relajada en los restaurantey a sus varias escapaditas, le han dejado en un estado de forma que dista mucho del deseado.

"Si sigue así no lo quieren ni los chinos"

Entre los responsables crece la preocupación por la situación del jugador. La lesión con la que ha vuelto de la concentración con Turquía agrava la situación.

Como ha venimos avanzando en Diario Gol, a falta de saber quién dirigirá el primer equipo y que nombres tendrá en la agenda, la intención del club es venderlo la temporada que viene. Los directivos temen que las escapaditas del jugador terminen siendo un problema grave para el presente y el futuro.