La vida loca de Neymar

stop

El delantero del Barça, con problemas por su estilo de vida

Neymar Júnior durante una fiesta privada que montó en su casa de Brasil

08 de abril de 2016 (10:17 CET)

Neymar júnior es un futbolista 100% brasileño. Un jugador genial, con un talento descomunal, y una persona que disfruta de los placeres de la vida. En Brasil es admirado y la afición quiere que sea el líder de la selección en la Copa América y en los Juegos Olímpicos, dos competiciones que espera jugar en verano (la primera, posiblemente, a partir de los cuartos de final). Pero Neymar tiene un problema. Y el problema es Dunga, el seleccionador de la canarinha, que prefiere al veterano Kaká (33 años) como capitán.

Dunga también fue uno de los mejores futbolistas de Brasil en los años 80 y 90, pero no era un jugador creativo ni talentoso, sino un centrocampista muy trabajador. Ahora, como máximo responsable de la selección brasileña, tiene sus manías, un código interno muy estricto que penaliza a Neymar. A Dunga, cuentan en Brasil, no le gusta que Neymar tenga tanto protagonismo en el equipo. No quiere que sea el líder.

La vida privada

"No jugaremos en función de Neymar. Él se tendrá que adaptar al equipo", proclamó el actual seleccionador brasileño, a quien le cambia la cara cuando le preguntan por la imagen del brasileño, por sus constantes cambios de pelo y su estilo desenfadado. También le recrimina al futbolista del Barça que airee su vida privada (sobre todo algunas fiestas nocturnas) en las redes sociales.

Dunga prefiere que los futbolistas sean discretos y ha elegido a Kaká como capitán de la selección brasileña. El ex jugador del Real Madrid y del Milan, entre otros equipos, es una persona muy religiosa y comedida. Para el seleccionador, él debe ser la referencia, el modelo a imitar en un combinado que ha perdido el encanto de años pasados y cada vez tiene un perfil más europeo. Es decir, menos magia y más rigor táctico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad