La victoria ante el Celtic deja al primer gran muerto en el vestuario del Barça

stop

El club azulgrana cierra con un 1-3 el primer amistoso de la temporada

La plantilla del FC Barcelona durante la temporada 2012-13 | EFE

30 de julio de 2016 (20:54 CET)

Primera victoria de la temporada. El FC Barcelona ha superado la primera prueba del curso. En el amistoso frente al Celtic de Glasgow, los azulgranas se han impuesto por 1-3. Aun así, se trata de un partido de pretemporada, por lo que el ritmo y el físico no han estado al nivel esperado. En este caso, los primeros noventa minutos del año, ya han dejado al primer señalado: Aleix Vidal.

Prueba de fuego. Este primer partido ha servido a Luis Enrique para analizar el punto de partida del equipo en general y de los jugadores, en especial. Y es que el retratado del partido en Dublín tiene nombre y apellido. Aleix Vidal ha sido alineado por el técnico asturiano en el once inicial. Lucho quería darle un voto de confianza, por lo que le ha dejado defender el carril derecho. Ante la marcha de Dani Alves, la banda diestra ha quedado en deuda y el entrenador culé busca un sustituto.

Por su parte, Aleix quería convencer en esta primera prueba de fuego. Pero, sin embargo, su papel ha dejado mucho que desear. El jugador ha demostrado falta de contundencia defensivamente. El nivel demostrado por el catalán no ha sido el esperado. Y es que ha quedado plasmado que el futbolista no tiene capacidad para cubrir la vacante dejada por el brasileño. De hecho, cierto es que ha tenido una buena jugada en el primer gol de Arda Turan, en el que ha asistido al turco, centrando un buen balón que ha terminado en gol.

Sin embargo, las faltas a nivel defensivo han estado presentes durante los minutos que ha disputado. Y es que lo que pide Lucho no es que asista, sino que muestre seguridad a nivel defensivo. En este sentido, el técnico español se ha pasado gran parte del partido dando órdenes y recriminando desde la banda acciones sin fortuna de Vidal.

La cara y la cruz

Por su parte, Sergi Roberto ha sido uno de los más beneficiados. El joven jugador cubrió con creces la baja de Sergio Busquets, demostrando mucha contundencia en su posición natural en el centro del campo. Y es que el buen papel del catalán ha roto una lanza a su favor, ya que ha ganado aún más puntos con el entrenador asturiano. Por ello, todo lleva a presumir que si no llega un carrilero derecho antes del 31 de agosto será Roberto el encargado de cubrir la baja de Alves.

Con todo esto sobre la mesa, Luis Enrique desea cubrirse las espaldas. En la última cumbre del club sobre fichajes, el asturiano ya pidió a la entidad que intentaran negociar por atar a un carrilero derecho de garantías. Y es que la idea principal es que Aleix levante el vuelo dejando dinero en el saco. Por todo ello, Lucho ha decidido no cambiar a Vidal en el partido frente al Celtic. La idea era darle mayor visibilidad y ayudarle a ganar físico. Y es que Lucho sabe que debe poner al catalán en el escaparate. El Barça tira el anzuelo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad