La última voluntad de Johan Cruyff

stop

La autobiografía del 'Flaco' sale a la luz repleta de secretos seis meses y medio después de su muerte

Johan Cruyff, en sus tiempos como jugador del FC Barcelona | Archivo

06 de octubre de 2016 (18:18 CET)

Johan Cruyff tenía un deseo. La última voluntad del holandés volador ha sido cumplida. El Flaco no solía callar, pero prefirió no hablar de algunos temas en vida para no avivar más la llama de la polémica. Guardó algunos secretos que han permanecido ocultos hasta hoy. Ahora, en cumplimiento de esa última voluntad, todos ellos salen a la luz a través de su propia autobiografía: Cruyff 14.

Hace seis meses y medio del fallecimiento de Johan Cruyff. Perdió la vida el 24 de marzo en una fatigosa lucha contra el cáncer que llevó con absoluta discreción y que, finalmente, no pudo ganar. Pero ya había ganado demasiadas veces. Tantas, que todo el mundo lo recordará por siempre como un ganador inapelable. Un ejemplo a seguir. Un genio.

Cruyff 14, La Autobiografía narra con detalle algunos de los episodios más duros en la vida del futbolista holandés que cambió la historia del Barça. Y no lo hizo en una ocasión, ni en dos. Hasta tres veces a lo largo de la historia, Cruyff fue clave para mejorar el club catalán: cuando lo ficharon como jugador en 1973, cuando tomó las riendas como entrenador del primer equipo en 1988 y cuando se convirtió en el asesor en la sombra de Joan Laporta y, posteriormente, de Pep Guardiola, a partir de 2003 y hasta 2012, año en que Pep dejó el club, en parte, por sus discrepancias con la directiva de Sandro Rosell, que siempre chocó con el Flaco.

Figuras clave

En el libro, Cruyff comenta numerosos episodios que tenía guardados en llave. El holandés habla de su ruptura con Carles Rexach, de sus peleas con Josep Lluís Núñez y aquella mítica discusión de las sillas voladoras que terminó con su destitución, de su decisión de prescindir de Andoni Zubizarreta y Michael Laudrup –"No quería correr el riesgo de que dos jugadores tan buenos tuviesen que sentarse en el banquillo: no merecían ser suplentes"–, y de su relación con otras figuras clave en la historia del Barça como Laporta, Rosell y Guardiola.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad