La traición más bestia de Messi al Barça

stop

Máxima preocupación en el club por el futuro del delantero argentino

Leo Messi y Josep Maria Bartomeu

14 de noviembre de 2016 (13:03 CET)

Máxima preocupación en el Barça por Leo Messi. El delantero argentino, según informa Marca, comunicó al club que no renovaría su contrato en julio de 2016, días después de que la Audiencia Provincial de Barcelona condenara a Leo y a su padre a 21 meses de prisión por fraude fiscal. Desde entonces, el presidente Josep Maria Bartomeu busca la fórmula para seducir al futbolista con el objetivo de prorrogar la actual alianza más allá del 30 de junio de 2018, fecha en la que podría irse totalmente gratis.

El futuro de Messi está en manos del futbolista. Dentro de un año y dos meses, podrá negociar libremente con cualquier club. Su actual compromiso con el Barça finaliza en 2018. Hace cuatro meses, el padre del delantero comunicó a Bartomeu la intención de Leo de no prorrogar su contrato y no descartó una salida anticipada del club. Entonces, Messi estaba muy tocado por la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Otras renovaciones

El Barça espera noticias de Messi, que ya ha renovado su contrato con el club catalán en siete ocasiones. Bartomeu se ha mostrado siempre muy prudente con la continuidad del delantero. El presidente azulgrana ya anunció que quería afrontar las negociaciones con el entorno del futbolista con mucha tranquilidad, una vez resueltas las renovaciones de Sergio Busquets, Neymar, Luis Suárez y Andrés Iniesta.

Bartomeu intenta revertir la opinión de Messi. El presidente del Barça intuye que la continuidad de Leo no depende únicamente de una buena oferta económica. El jugador podría pedir un salario próximo a los 30 millones de euros netos por temporada y la máximas garantías en temas fiscales. No quiere más problemas con Hacienda. También condicionará su continuidad a que el Barcelona siga teniendo una plantilla muy competitiva, con posibilidades de ganar todos los títulos.

Contrato de larga duración

"La renovación de Messi será larga y costosa", asumen en las oficinas del Camp Nou. Bartomeu está preparado para unas negociaciones muy complejas con el objetivo de que el futbolista acabe su carrera deportiva en el Camp Nou. Le ofrecerá un contrato de larga duración y también le garantizará su continuidad en el club cuando termine su carrera profesional.

El gran temor de Bartomeu y la junta directiva del Barça es que Messi quiera irse en 2018. Éste sería el peor escenario posible porque el club no cobraría ni un euro en concepto de traspaso y se abriría una crisis muy difícil de cicatrizar en el Camp Nou. Sí recibiría una recompensa si pone en venta al argentino en verano de 2017. El PSG y el Manchester City esperan noticias de Barcelona.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad