La reunión de los líos en el Barça

stop

Luis Enrique, molesto por los fichajes de bajo coste que le ofrece el club

El gran favorito para llegar al Barça | EFE

02 de junio de 2016 (17:46 CET)

La temporada 2015-16 ya forma parte de la historia del Barcelona. En el recuerdo quedarán los cuatro títulos (Supercopa de Europa, Mundial de Clubes, Liga y Copa del Rey) y el fiasco de la Champions. Ahora toca planificar el próximo ejercicio. Los próximos meses serán claves y complicados. El Barça no puede fichar todo lo que desearía y las discrepancias en la cúpula del club son notorias. Luis Enrique está muy molesto con la marcha de Dani Alves y pide fichajes importantes. En el club, nadie puede garantizarlos.

El Barça, oficialmente, dispone de 60 millones de euros para fichar más lo que ingrese por algún traspaso. Los grandes clubes ingleses, como el Manchester United y el City, preparan inversiones de 300 millones y el Real Madrid también tirará de talonario. La euforia del doblete se ha diluido ya y Luis Enrique teme que el Barcelona pierda potencial.

Las últimas reuniones entre Luis Enrique, Robert Fernández, director deportivo, y Albert Soler, máximo ejecutivo de la parcela deportiva, han sido muy tensas. El técnico asturiano ya ha expresado su malestar por la salida de Alves, sobre todo porque el club no ha hecho nada por retener al lateral brasileño. Al contrario. En los despachos están encantados con ahorrarse su ficha, de 11 millones de euros anuales más incentivos.

Luis Enrique también está preocupado por las dudas de Mascherano. En este caso, la junta directiva se muestra mucho más receptiva a escuchar al futbolista argentino.

Limitaciones económicas

Soler ha insistido a Luis Enrique que el Barça tiene muchas limitaciones económicas y que el mercado actual, muy inflacionista, juega en contra de los intereses del club. Le ha pedido que limite las peticiones.

Luis Enrique, por ejemplo, desearía prescindir de muchos futbolistas. No cuenta con Bartra, Vermaelen, Adriano y Douglas. Y tampoco quiere a Arda Turan y Aleix Vidal. Tanto Soler como Roberto han contestado al técnico italiano que el club no puede sustituir tantas piezas. Y mucho menos con jugadores de primer nivel.

Luis Enrique, por ejemplo, quiere a Marquinhos, Stones o Alaba para reforzar la defensa. Robert y Soler proponen futbolistas más asequibles como Sidnei o Lemos. El técnico también desearía un lateral derecho solvente, y el club le aconseja que se conforme con Aleix y Sergi Roberto. En punta, Lucho insiste en fichar a Nolito, pero el director deportivo y la junta directiva no quieren pagar 18 millones de euros por un jugador que abandonó el Barça sin dejar un euro en las arcas del club.

El Barça sólo podría atender gran parte de las peticiones de Luis Enrique si cierra un nuevo patrocinador o renueva a Qatar Airways. La renovación con Nike sólo servirá para compensar la baja de la aerolínea catarí. El club, además, debe afrontar una costas renovación de la plantilla. Los aumentos salariales de Neymar, Sergio Busquets, Rakitic y Messi también condicionan los fichajes. De momento, no hay dinero para tantas operaciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad