La provocación de Neymar que nadie vio desató el botellazo en Mestalla

stop

El futbolista brasileño se encaró con la grada y salió malparado

Neymar se encara con la afición del Valencia instantes antes de recibir un botellazo en la cabeza | EFE

23 de octubre de 2016 (11:58 CET)

Neymar es un futbolista maravilloso. Ágil, rápido, técnico, el delantero brasileño del Barça atesora un talento infinito con el balón en los pies, tiene gol y regala asistencias a sus compañeros. Es un jugador de los que suman. Pero, en ocasiones, también resta mucho. Su carácter provocativo le pierde. Le encanta el rifirrafe, se cree que está por encima del resto y ello, en ocasiones, pasa factura tanto al propio jugador como al equipo.

Este sábado en Mestalla, Neymar se encaró con la hostil afición del Valencia. Lo hizo después de que Messi marcase el gol de la victoria de penalti, mientras los jugadores del Barça hacían piña para celebrar la victoria. Los hinchas del Valencia no paraban de insultar al tiempo que los de azulgrana festejaban. Entonces, Neymar se percató de la situación y se encaró con ellos.

La reacción del brasileño encendió a los ultras valencianistas, que aumentaron los decibelios de sus insultos. Fue entonces cuando uno de ellos se aventuró a lanzar una botella de agua, con líquido dentro –que duele más– sobre las cabezas de los jugadores. Precisamente le cayó encima al propio Neymar, y de rebote dio a Luis Suárez. Ambos se desplomaron en el suelo, aunque el impacto no fue grave, por suerte. Luego cayó otra botella frente a Messi y el astro argentino se encendió con una retahíla de insultos: "¡La concha de tu madre, hijo de puta!".