La primera enganchada entre Claudio Bravo y Pep Guardiola llega al vestuario del Barça

stop

Los jugadores comentan con sorna el curioso episodio que ha enfrentado al técnico catalán con el portero chileno

André Gomes, Lucas Digne, Umtiti y Mascherano felicitan a Claudio Bravo tras parar un penalti al Sevilla | EFE

08 de septiembre de 2016 (21:20 CET)

Muchas risas en el vestuario del Barça. Alguno de los topos del conjunto azulgrana contó en el corrillo de veteranos que Claudio Bravo ya había tenido su primera enganchada con el exigente Pep Guardiola en Manchester. "¡Anda que han tardado!", decía uno de los capos de la plantilla acompañado de un mar de risas de fondo.

Al parecer, no era un enfrentamiento serio, pero si lo suficiente como para torcer el morro al portero chileno. Bravo dejó el Barça porque lo quería jugar todo en el Manchester City. Y pensaba que así iba a ser. Sin embargo, hay serias dudas sobre su debut: al parecer, Guardiola no tiene claro que el derbi de Manchester sea el mejor día para su estreno.

Pep considera que es un partido con demasiados focos y muchas presiones. Fallar en un partido así podría poner en duda al chileno, que ha costado 18 millones de euros y ha supuesto 'despedir' a Joe Hart, un jugador que era un emblema en el Etihad Stadium. Guardiola cree que Bravo debe ir ganando confianza poco a poco y en un partido tan mediático tiene, posiblemente, más a perder que a ganar.

Orgullo chileno

Sin embargo, el orgulloso portero chileno ve las cosas de otra forma. Bravo decidió quedarse en Manchester en lugar de unirse a la selección chilena durante el parón de selecciones. Fue un gesto hacia Guardiola, que había apostado fuerte por él, con el objetivo de estar a tiempo para ese partido tan importante. No jugarlo ahora sería una decepción.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad