La pareja de amigos en el vestuario del Barça que Luis Enrique tiene cruzada

stop

El entrenador azulgrana señala a dos futbolistas del primer equipo

Luis Enrique hace aspavientos en el momento de meter a Aleix Vidal en el terreno de juego | EFE

21 de agosto de 2016 (21:22 CET)

Luis Enrique Martínez tiene algunas guerras abiertas en el vestuario del Barça. Sin embargo, y pese a su perfil un tanto hostil en ocasiones, trata de ir apagando fuegos para que el ambiente en el vestuario sea lo más relajado posible. Es una ardua tarea para alguien de su carácter, por ello tiene especial mérito que lo esté logrando por tercer año. Sin embargo, siempre hay alguna excepción que confirma la regla, o lo que debería ser la normalidad.

En este caso se trata de una pareja de jugadores que no lo van a tener del todo fácil esta temporada. Curiosamente, ambos han hecho muy buenas migas y Luis Enrique los tiene en el punto de mira. Uno, por todos conocido, es Aleix Vidal. El otro, su buen amigo Jordi Alba.

La gota que colmó el vaso

El caso de Vidal viene de lejos. A finales de la temporada pasada ambos tuvieron una enganchada y, a partir de ahí, Luis Enrique limitó sus apariciones en los partidos de forma fulgurante. Curiosamente, la movida vino durante un entrenamiento en que Vidal y Alba se pusieron a jugar para encestar con un balón de fútbol en una canasta. Solo ellos saben a ciencia cierta lo que hicieron, pero el caso es que Vidal se lesionó jugando y fue baja para un partido clave.

Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Luis Enrique con el de Puigpelat. Lo de Alba, en cambio, vino de rebote y más paulatinamente. Es conocido que desde que ha ganado confianza en el vestuario, Alba es uno de los jugadores más gallitos, en el sentido de que tiene facilidad para entrar a la gresca con los rivales, o en los entrenamientos, y es un tanto escandaloso.

El doble problema para Lucas Digne

Esta temporada, por motivos que no han terminado de trascender, Alba no ha estado activo y ahora empieza a gozar de minutos. Pero Luis Enrique, que las veía venir, priorizó el fichaje de un lateral izquierdo ante la marcha de Adriano en lugar de obcecarse con el relevo de Dani Alves en el derecho, que está claramente adjudicado a Sergi Roberto.

El sábado contra el Betis, Lucho sustituyó a Jordi Alba en la segunda mitad para dar entrada a uno de los nuevos, Lucas Digne, que hasta la fecha está cumpliendo. Esto supuso un doble mazazo para la pareja de amigos. Alba puede dejar de jugarlo todo y Vidal tiene a otro hombre por delante a la hora de hacerse los cambios. El de Tarragona no tuvo ni un minuto ante el cuadro andaluz. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad