La orden de Florentino Pérez al vestuario del Madrid golpea al Barça

stop

El feo del Barça en la gala de LaLiga 

Luka Modric en la gala de LaLiga | EFE

25 de octubre de 2016 (18:21 CET)

El más inteligente. Florentino Pérez es un hombre con una larga experiencia a sus espaldas. El presidente del Real Madrid tiene una larga trayectoria en actos y eventos públicos, por lo que cuida todos y cada uno de los detalles. Los jugadores, especialmente los pesos pesados del vestuario, hacen y deshacen a su libre albedrío, pero la última palabra siempre la tiene el mandamás blanco. Contrariamente, parece ser que esto no ocurre en el FC Barcelona. Y es que una decisión de la plantilla, tomada de forma personal, ha situado al club azulgrana en el punto de mira. Ni un futbolista culé se dignó a ir a la Gala de LaLiga celebrada el pasado lunes en Valencia.

El campeón de la competición doméstica de la pasada temporada no envió a ningún jugador representante, pese a que los hombres de Luis Enrique tenían el día libre. Sin embargo, parece que la apretada agenda de los barcelonistas no les permitió a ninguno viajar hasta Valencia, por lo que el Barça no tuvo representación de jugadores. En este sentido, la decisión del club azulgrana de no mover ficha para que algún futbolista de la plantilla representase a la entidad barcelonista en este evento oficial, no ha sentado nada bien a la opinión pública. Se han puesto en el punto de mira.

Un plantón que traerá cola

Por su parte, parece ser que Florentino cuida mejor la imagen que se vende del equipo merengue, por lo que él mismo se encargó de que el Madrid sí que tuviera enviados a la gala. El magnate madrileño fue el más listo de la clase y envió dos piezas clave: Luka Modric y Marco Asensio. En este sentido, el croata viajó, ya que está lesionado y no puede entrenar con el resto del equipo, por lo que si no regresaba a tiempo para el entreno de este martes no afectaba a la plantilla de Zidane. El segundo escogido fue el balear, pues era uno de los galardonados. El magnate madrileño cuida bien los detalles, por lo que quiso que su jugador premiado recogiera personalmente el galardón.

En cambio, los escogidos del Barça tuvieron que enviar representantes para recoger sus premios. Leo Messi y Luis Suárez fueron nombrados mejor delantero y mejor extracomunitario respectivamente. Sin embargo, al parecer ninguno de los dos cracks pudo ir personalmente a recoger los galardones y tuvieron que ser trabajadores de la entidad barcelonistas los que dieran la cara por ellos. En este sentido, todo apunta a que ningún responsable del Barça decidió mover los hilos para que su equipo, campeón de LaLiga pasada, tuviera a algún jugador entre los asistentes a la ceremonia oficial.

Este plantón dejó mal sabor entre los participantes y los organizadores de la gala, ya que los catalanes son unos de los conjuntos con más peso dentro de la competición nacional. Un feo del que bien seguro tomaron nota los responsables, mientras que el Madrid quedó como un señor con Modric y Asensio como representantes. 

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad