La obsesión de Luis Enrique 

stop

Los cabos sueltos del entrenador azulgrana

Luis Enrique celebra con rabia la Copa

02 de agosto de 2016 (18:53 CET)

Aún quedan cabos sueltos. En plena pretemporada, los frentes abiertos del FC Barcelona siguen siendo varios. Luis Enrique Martínez sigue trabajando para cerrar su nuevo proyecto para la temporada 2016-2017. En este caso, con la entrada de cuatro futbolistas para reforzar el centro del campo y la defensa, hay piezas antiguas que quedan señaladas. Este es el caso de Aleix Vidal y de Arda Turan.

El caso del turco es complicado. Y es que Arda llegó la pasada temporada al equipo procedente del Atlético de Madrid. Las esperanzas que giraban alrededor del jugador eran altas, ya que en el club colchonero logró demostrar todo su potencial. En cambio, parece que en el Barça no ha acabado de encontrarse. De hecho, durante la temporada no tuvo prácticamente la confianza del entrenador azulgrana, por lo que no pudo disputar muchos minutos de juego.

Arda ha empezado con buen pie la pretemporada

Frente a ello, la gran prioridad de Turan para esta temporada es ganarse la aprobación de Luis Enrique y luchar por hacerse un hueco en el once titular. Sin embargo, parece que Lucho no está por la labor. Y es que con la entrada de Denis Suárez y André Gomes, el centro del campo tiene sobre stock. Por tanto, el técnico asturiano deberá barajar sus alternativas y dejar escapar las piezas que no cuenten para él. En este caso, parece que una de estas fichas será Arda.

El centrocampista turco se está sintiendo mejor esta pretemporada. De hecho, en el primer partido frente el Celtic de Glasgow no estuvo desacertado y marcó un auténtico golazo. Pero la idea de Lucho no es mantenerlo como una prioridad. Por ello, el asturiano ya ha dado luz verde al club para ponerlo en el escaparate por si llega alguna oferta interesante. En este caso, la idea de Luis Enrique es darle minutos esta pretemporada para que pueda encontrarse, ganar ritmo y demostrar su calidad. Así, subirá el caché del turco. La estrategia del entrenador culé pasa por revalorizar a Arda para tener ofertas llamativas para dejar ir a Turan. La puja está servida.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad