La negociación secreta para sacar a un crack del Barça antes del 31 de agosto

stop

La 'patata caliente' de Luis Enrique en el vestuario culé

Luis Enrique durante un entrenamiento del Barça

15 de agosto de 2016 (13:14 CET)

La hora de la verdad. Luis Enrique Martínez sigue moviendo las fichas para acabar de perfilar una plantilla de garantías para la próxima temporada. El técnico asturiano ha tenido varias semanas para trabajar con los activos disponibles y poner en orden el rompecabezas. Y es que con la pretemporada y los partidos amistosos, Lucho ha aprovechado para probar las combinaciones que más le convencen. Tras los simulacros practicados, el entrenador asturiano sigue teniendo a un señalado en la plantilla: Aleix Vidal.

Tenía motivos para soñar. Luis Enrique parecía que había cambiado el chip con el futbolista catalán a lo largo de esta pretemporada. Aleix llegó de las vacaciones con la idea de reconquistar a Lucho y creía que lo había conseguido. El cuerpo técnico jugó los partidos amistosos y el Trofeu Joan Gamper con Vidal como titular en el carril derecho. Sin embargo, cuando llegó la hora de la verdad, estas esperanzas se esfumaron.

En la primera prueba de fuego del Barça en la temporada, la Supercopa de España, Aleix no se movió del banquillo. Ni titular ni recambio. Vidal entró en la lista de convocados de Lucho, pero el catalán fue suplente. Sergi Roberto fue el encargado de ocupar el lateral derecho en el Sánchez-Pizjuán. Y es que el joven canterano es la gran apuesta del técnico asturiano, por lo que le pasó la mano por la cara a Aleix.

La estrategia de Luis Enrique con Vidal

Con esta primera suplencia en un partido oficial, se demuestra que Luis Enrique había puesto a Vidal como titular en los amistosos para situarle en el escaparate. El cuerpo técnico sabe que el caché del futbolista ha caído en picado en el último año, por lo que el precio de salida ha menguado. Por ello, la estrategia del entrenador culé era darle visibilidad durante la pretemporada para que pudiera revalorizarse.

En este caso, parece ser que el asturiano ha dado luz verde para que entren ofertas por el defensa catalán. Y es que la idea del club es darle salida a Aleix antes de que se cierre el mercado de fichajes estival. Sin embargo, las cifras que llegan a los despachos del Camp Nou por el carrilero son muy inferiores a las que el Barça pagó por el jugador. Aun así, el club no pierde la esperanza y trabajará a contrarreloj para poder buscar un seguro para el carril derecho si entra dinero al saco. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad