La mano negra en la reapertura del 'caso Neymar'

stop

La cúpula azulgrana desgrana los motivos que llevan a esta nueva situación judicial

Neymar Senior y Neymar Junior a la entrada en la Audiencia Nacional el martes 2 de febrero

14 de octubre de 2016 (20:44 CET)

La decisión de la Audiencia Nacional de obligar al juez José de la Mata a reabrir el 'caso Neymar' es, según la cúpula blaugrana, "persecución judicial". El asunto ha sentado como un tiro en la dirección culé que, aunque no está preocupada por las consecuencias de esta decisión, asegura que la orden se produce por motivos nacionalistas: "Esto pasa porque somos un club catalán. Si fuese el Betis, seguramente no hubiese ocurrido".

En la cúpula del Barça subrayan que la decisión de la Audiencia es "inaudita en el mundo judicial". El juez De la Mata había archivado la causa "en un fallo de 40 folios exhaustivos". Y, ahora, la Audiencia obliga a reabrir el tema en un auto de un solo folio, tras el recurso de la Fiscalía y de la compañía DIS-Esportes e Organizaçao de Eventos. Esta empresa, que tenía hasta 2014 los derechos de traspaso del jugador, reclama su parte de diversos contratos que el FC Barcelona había llegado a pagar como consecuencia del fichaje: uno de 7,9 millones de euros por los derechos del club catalán sobre los jugadores del Santos Víctor Andrade, Gabriel Barbosa (Gabigol) y Givanildo Pulgas (Giva), y otro de 4,5 millones si no se celebra un encuentro amistoso entre el Barça y el Santos mientras Neymar es jugador culé.

El magistrado José de la Mata, que archivó el tema el 8 de julio pasado, emitió esta semana un escueto auto en el que da traslado a las partes para que informen si se debe pedir la apertura de juicio oral contra el jugador, su padre, Odile Rodrigues, presidente del Santos y contra Sandro Rosell, ex presidente del FC Barcelona cuando el futbolista fue fichado. También son partes acusadas el propio FC Barcelona y el Santos FC, como entidades jurídicas.

Falta de coherencia

Pero no es sólo eso: en la causa contra Neymar, subrayan que "el Barça es un tercero y es español". De hecho, los representantes del club barcelonés creen que es totalmente ilógico que el Barça esté siendo acusado. "Cuando se fichó al jugador, negociamos con él. Ni sabíamos quien tenía los derechos ni es cosa nuestra pagarle el porcentaje correspondiente de los mismos. El Barça jamás se sentó a una mesa con los representantes de DIS, por lo que no pudimos estafar a esta compañía, como dicen sus abogados".

Por si fuera poco, el pasado 10 de junio, el Barça pactó con la Fiscalía una sentencia de conformidad en la que se condenaba al club blaugrana a pagar 5,5 millones de euros por dos delitos fiscales cometidos en los años 2011 y 2013. Y ello porque se consideraba que las cantidades pagadas al jugador eran parte de su salario y no en concepto de fichaje, por lo que, teóricamente, no tendría que pagar las cantidades reclamadas por DIS.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad