La llamada de Joan Laporta a Messi (y la puñalada final en el Barça) | EFE

La llamada de Joan Laporta a Messi (y la puñalada final en el Barça)

stop

El argentino se convierte en una cuestión de electoral

03 de septiembre de 2017 (19:04 CET)

La tragedia pende de un hilo en Can Barça. La temporada deportiva se cerró el año pasado de capa caída por los éxitos del Real Madrid y el verano ha convertido las oficinas del Camp Nou en un auténtico infierno.

Los problemas institucionales de la junta directiva azulgrana vienen de lejos. Desde que Josep María Bartomeu llegó a la presidencia tras la dimisión de Sandro Rosell, la confusión ha imperado en Barcelona.

Los títulos conquistados taparon la pérdida de rumbo institucional, pero cuando los resultados en el campo no han acompañado todas las miradas se han dirigido al palco. Especialmente la de un Leo Messi cuya relación con los directivos está totalmente rota.

El argentino se posicionó claramente contra Bartomeu y Robert Fernández por la gestión del caso Neymar. Y ahora no piensa ser el clavo ardiendo al que se aferren para seguir al mando. De hecho, puede ser quién los tumbe.

La jugada maestra de Laporta

Pese a las declaraciones de Bartomeu declarando que Messi había renovado y el mensaje en Twitter confirmando la noticia, ha trascendido que el diez culé no ha firmado su extensión de contrato.

Messi acaba contrato el próximo junio y en enero podrá negociar con quien quiera como agente libre. Pese a que su intención es continuar en el club de su vida, una llamada le invita a esperar.

La moción de censura presentada por Agustí Benedito contra Josep Maria Bartomeu puede prosperar en los próximos meses. La junta actual se vería obligada a dimitir y es el momento que quiere aprovechar Joan Laporta para volver a presentarse al cargo.

Laporta ha sido el presidente que más éxitos ha dado al Barça. Bajo su mandato, Messi se convirtió en Balón de Oro por primera vez.  Fue el inicio de la leyenda. La petición del ex presidente es clara, quiere que espere para firmar si sale reelegido. Sería la mejor baza electoral posible.