“No sigo”. El crack que se aparta de Messi (y ya tiene nuevo equipo lejos del Barça) | Instagram

La llamada con la que Messi amenazó al Barça

stop

El astro argentino tiene a la directiva contra las cuerdas

29 de agosto de 2017 (20:59 CET)

Volvió”, es la escueta frase que Leo Messi utilizó para titular la foto que publicó junto a Neymar y Luis Suárez el pasado 22 de agosto. Los dos cracks abrazan al brasileño, como si quisieran retenerlo. Como si esperasen que todo fuera una broma y no fuese a marchar.

Esa instantánea, dedicada a Gerard Piqué, generó un enorme alboroto en el entorno del Barça. Los pesos pesados del club estaban lanzando un pulso a la junta directiva.

De otro modo no se entiende tanto mimo y cariño a un jugador que ha cruzado sendas demandas con el club y criticó duramente a la directiva: “No están a la altura del Barça”.

A partir de ese momento, el club disparó las alarmas. Se detuvo en seco la operación para fichar a Seri y se apretó a más no poder por los dos fichajes estrella: Dembelé y Coutinho.

De momento, tan solo ha llega el primero. El segundo, está complicado por las pretensiones del Liverpool. Pero, sea como fuere, eso no es suficiente para Messi.

El astro argentino pidió a su amigo Ángel di María. Porque quiere un equipo competitivo. Con alternativas y recursos varios.

Messi quiere a Di María”

Y entre todo esto surgió una llamada. Porque los Messi cada vez se reúnen menos en persona con las 'autoridades' del club. Prefieren solventarlo todo por teléfono. Rápido, al primer toque.

Esa llamada no fue directamente con Leo Messi, sino con una de sus personas de confianza. Probablemente, su padre, Jorge Horacio.

Y a través de ella se expuso lo que Diario Gol venía diciendo este lunes y que más tarde tomó prestado Eduardo Inda en El Chiringuito:Messi quiere a Di María”.

Y, sobre todo, quedó claro que Messi supedita su continuidad a la creación de un proyecto deportivo decente. La primera fecha límite es el 1 de septiembre, día oficial del cierre del mercado.

La hora de la verdad

A partir de ahí, los Messi valorarán si se han hecho las cosas bien o no. Y se tomarán tiempo para meditar si vale la pena estampar la firma o es mejor prolongar el asunto.

Igual que Andrés Iniesta ha decidido no renovar hasta que acabe la presente temporada, Messi podría tomar la misma decisión. Apurar los días y decidir con plena libertad.