La lista que circula en Barcelona pone muy nervioso a Piqué (y a Shakira)

stop

El mercado podría traer una desagradable sorpresa para el central

Gerard Piquñe protagoniza otra polémica extradeportiva que pone en alerta al FC Barcelona | EFE

16 de abril de 2017 (15:17 CET)

Al margen de cómo termine la temporada, los resultados están demostrando que en el FC Barcelona queda mucho por hacer si el equipo quiere seguir siendo competitivo las campañas venideras.

El mismo secretario técnico culé, Robert Fernández, confirmaba después del encuentro ante la Real Sociedad lo que era un secreto a voces en la ciudad condal. "Me gustaría estar satisfecho con los fichajes", comentó el directivo. El primer equipo no tiene fondo de armario.

Para no repetir los mismos errores, los responsables estudian minuciosamente cada uno de los nombres que tienen sobre la mesa. Una de las partes que más preocupa, sin duda, es la defensa.

Asignatura pendiente

El invento de Sergi Roberto como lateral derecho ha caducado. El canterano se ha desatado, pero ha demostrado que vale mucho más en el centro del campo. A la espera de lo que pueda ocurrir con Aleix Vidal, el Barça mantiene en stand by las operaciones en esta demarcación.

Por la izquierda Lucas Digne no convence, y las lesiones no permiten a Jordi Alba la continuidad deseada. Los azulgrana buscan un lateral de garantías para suplir al de L'Hospitalet.

Sin embargo, para el centro de la zaga buscan titulares. Javier Mascherano necesita un relevo urgentemente, mientras que a Samuel Umtiti le falta recorrido.

En el punto de mira

Pero el que más preocupa es Gerard Piqué. Los responsables quieren un jugador que apriete a un Piqué acomodado, que está cerrando una de sus peores temporadas, que ya pasa de los 30 y que está más pendiente de lo que ocurre fuera del terreno de juego que de ser el líder que de ser en la retaguardia.

En este sentido, desde algunas parcelas del club se preguntan qué sería del defensa si el zaguero dejara de ser el azote del Real Madrid. Su nivel deportivo deja mucho que desear y en el Barça es lo primero que se exige.

Una situación que podría afectar directamente a Shakira. La cantante tiene muy bien montada su vida personal y profesional en la capital catalana y muy pocas ciudades ofrecen lo que tiene en Barcelona.