La gamberrada de Piqué para liquidar a un jugador del Barça

stop

Las bromas del internacional español han matado a más de un futbolista de Luis Enrique

El ataque de celos de Piqué con un fichaje de Valverde para el Barça

10 de abril de 2017 (21:27 CET)

Gerard Piqué es genio y figura. Tan directo y claro hablando ante los medios, como bromista con sus compañeros. Sus faenas han ocasionado numerosos problemas.

¿Se imaginan a un presidente del Barça poniendo bombas fétidas en el avión del equipo? Algo que recuerda a la exhibición de Laporta en el aeropuerto de El Prat, donde se quedó en calzoncillos.

Piqué siempre se las ha traído con este tipo de acciones. Heredó las travesuras de Manchester, cuando sufrió bromas de todo tipo. Muy pesadas.

Y las trasladó al Barça y la Roja con más o menos éxito: motos quemadas a empleados del club, escupitajos en la selección española y episodios de conducción temeraria.

La imagen guerrera de Piqué dista mucho de la formalidad que representa Josep María Bartomeu, un presidente que no necesita armar revuelo para ganarse a la afición.

Uno de los episodios más sonados de Piqué consistió en el lanzamiento de una bomba fétida en un avión rumbo a Helsinki. Las malas lenguas dicen que Luis Enrique terminó castigando a Gerard Deulofeu por aquella broma.

Curiosamente, el Barça ha retomado el interés por el delantero de Riudarenes (Girona). No descartan pagar 12 millones al Everton para repescarlo.

Luis Enrique ordenó su traspaso en 2015, tras tenerlo un año cedido en el Sevilla sin obtener los resultados esperados.

¿Repescados?

Lo vendieron por seis millones al Everton, pero tampoco funcionó. Ahora juega cedido en el Milan, donde ha recuperado su mejor versión para volver a la Roja.

Precisamente del Sevilla llegó aquel verano Aleix Vidal, otro jugador que ha salido salpicado por las bromas de Piqué. En este caso fue a través de Periscope.

Sus ruedas de prensa improvisadas con los jugadores propiciaron declaraciones polémicas de Vidal y Mathieu, que sufrieron las consecuencias por obra y gracia de Luis Enrique en forma de menos minutos.

El técnico asturiano otorga unas licencias a los pesos pesados del equipo que no permite, bajo ningún concepto, a los jóvenes y recién llegados. Cuestión de jerarquía.

Sin embargo, Lucho deja el Barça a final de temporada. Ello abrirá las puertas a distintos jugadores condenados al ostracismo.

Deulofeu podría volver y Vidal ganar minutos cuando se recupere de su lesión. El tiempo y las bromas de Piqué lo dirán.