La estrella del Barça a la que Messi y compañía ponen a parir en los corrillos (y no te imaginas quién es)

stop

El vestuario señala al 'otro culable' de la derrota ante la Juventus

El Barça se pone manos a la obra con la limpieza del vestuario | EFE

12 de abril de 2017 (14:21 CET)

La derrota ante la Juventus de Turín dejó varios muertos por el camino. Las carencias del proyecto del FC Barcelona salieron de nuevo a la luz.

El equipo blaugrana no tiene fondo de armario. Los fichajes no dan la talla y los suplentes aportan muy poco o nada al equipo. Entre los titulares, algunos ya pasan de la treintena y empiezan a pesarles las piernas en algunos partidos.

Pero existe otro problema que en el club catalán creían solventado para los próximos años. La portería sigue sin estar bien protegida.

El señalado

Entre los pesos pesados del vestuario corre como la pólvora que Marc André ter Stegen no es un portero top. El alemán ha sido crucial en algunas ocasiones, pero su irregularidad preocupa gravemente.

Sus 'estatuas' ya han privado a los barcelonistas de más de un punto esta temporada. Ayer, ante la Juve en el tercer gol volvió a quedarse mirando. Una actitud que critican varios de sus compañeros en el vestuario. Una cosa es cometer errores, otra es no hacer nada por evitarlos.

Y es que el guardameta no solo no salva algunos goles en los que podría haber hecho algo más, sino que se traga algunos que Claudio Bravo hubiera solventado con una sola mano.

Sus 'estatuas' ya han privado a los barcelonistas de más de un punto esta temporada. Ayer, ante la Juve en el tercer gol volvió a quedarse mirando.

Números de escándalo

Los números así lo confirman. El chileno encajó 19 goles en 37 partidos en su primera temporada en el Barça, mientras que en la segunda recibió 23 tantos en 35 choques.

Por su parte, Ter Stegen ha encajado ya 38 goles en 38 partidos disputados. En otras palabras, el germano encaja un gol por partido.

Atrás quedan las noches de Champions en las que el ex del Monchengladbag salvava al equipo en el Allianz Arena frente al Bayern de Múnich o en la final de Berlín ante la Juventus