La escapada de Neymar a Madrid que callan en el Barça

stop

El club siguió las negociaciones del crack brasileño con otros clubes

Escándalo Neymar: “Si el Barça cuenta la verdad no puede pisar el Camp Nou” (y nosotros te la contamos) | EFE

27 de octubre de 2016 (19:11 CET)

El FC Barcelona tiene informadores prácticamente en cualquier lugar. Y más cuando de sus principales estrellas se trata. Los empleados externos del club se mueven con ahínco. Sin ir más lejos, hay constancia de que el Barça consiguió fotografías de la reunión que Neymar tuvo con los emisarios del PSG este verano para negociar su futuro, así como otras imágenes que desvelan el leve flirteo del crack brasileño con el Real Madrid: simplemente se dejó querer.

Al parecer, los trabajadores del club que más relación tienen con Neymar alertaron al Barça de que el crack brasileño había tenido una reunión en Madrid. Y lo que es más fuerte todavía: el padre del jugador fue a visitar la urbanización La Finca, donde viven todos los jugadores del Real Madrid, para valorar si encajaba con el estilo de su hijo.

Desde el Barça están al corriente de todos estos detalles, pero evidentemente los callan. Perjudicarían al jugador y el club quiere defenderlo siempre, ya que si Neymar está bien es más fácil que rinda. Lo que cada vez está más claro es que el Barça sudó este verano lo que no está escrito para conseguir retener al delantero carioca a las órdenes de Luis Enrique.

Florentino está al acecho

Lo más peligroso para el club es que el jugador no ha cambiado radicalmente de filosofía. Ha renovado por el Barça porque se siente a gusto, pero no ha mandado un mensaje de aquellos que verdaderamente tranquiliza a la parroquia culé. Neymar seguirá estando abierto a otras posibilidades que mejoren su situación económica o deportiva.

Por el momento, considera que la deportiva es imposible de mejorar. En cambio, la económica sí que habría ido sustancialmente al alza de fichar por el PSG. Sin embargo, el principal peligro para el Barça es el Madrid: Florentino no se olvida de Neymar. Tiene dinero para pagar la cláusula de rescisión –200 millones de euros, sin impuestos añadidos– y sigue esperando el momento oportuno: que coincida un bajón de Cristiano con una crisis de Neymar en Barcelona.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad